Al ritmo de cada etapa de la vida

Perdón, pero no voy a nombrar a “Mi planta naranja lima” ni al “Caballero de la armadura oxidada” ni (mal que me pese) El Principito. Hoy se me ocurrió hacer un ejercicio simple, pero esclarecedor. Pensar qué libros marcaron etapas de mi vida. Los invito a dejar un poco el ostracismo de domingo y encontrar ustedes también algún que otro ejemplar que por H o por B les voló el zapallo.

Un libro que marca no es que el el texto permanece en tu cabeza, es el que la sensación está ahí, insoslayable como el primer día. No te acordás qué dice, pero nunca te vas a olvidar cómo te sentiste mientras lo leías.

  1. Infancia. Uno de los primeros libros que tengo recuerdos de haber leído es “Estrafalario”. Lo compré en la escuela no me acuerdo en qué contexto. Pero me parecía fascinante empezar a pensar por qué las cosas tienen los nombres que tienen.

2. Pre adolescencia: “Elige tu propia aventura” y “Escalofríos”. Dos géneros diferentes pero los dos super requetecontra atrapantes.

3. Adolescencia: “El señor de los anillos” y “Harry Potter”. Soy de las que criticó las pelis con el sabor de la victoria de haber leído las sagas completas.

4. En los últimos años, varios libros me marcaron. Y diría que muy pocos se parecen entre sí. Me gusta describirme como “lectora impredecible” por eso, porque trato de no encasillarme. Pero no voy a negar que cuando me gusta un autor, lo gasto. Leo uno tras otro y eso a veces, me desilusiona. Porque ningún libro tendrá el sabor del primero.

Cuando me muera quiero que me toquen cumbia. Cristian Alarcón. Revelación de periodismo. Lo leí cuando estaba aún en la facultad.

El llano en llamas y Pedro Páramo // La muerte de Artemio Cruz. Juan Rulfo. Descubrí cómo la literatura puede describir con tanta claridad la cultura, el entorno y las costumbres de una época.

Cuadernos del camino. Mario Markic. El amor por la crónica periodística y sus historias. En todos lados hay algo para contar.

Indias Blancas. Florencia Bonelli. Me enamoré y lloré con la novela histórica. Re cursi y marketinero, si.

Betibú. Claudia Piñeiro. Fue el libro perfecto para mi primer viaje sola. Lo devoré.

Sin repetir y sin soplar: si tuvieran que nombrar 5 libros que marcaron su vida, ¿cuáles serían?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.