Pobre económicamente y ¿de mentalidad también?

Era el 9 de noviembre del 2016 en Calle Fallas, Desamparados mientras desayunaba con mis abuelos; recién se estrenaba presidente electo en Estados Unidos y mi abuelo, quien piensa que sabe algo de política desconocía los resultados de las elecciones. En medio del pinto y el agua dulce que nos comíamos me dejo decir «¿Vieron? Ganó Trump.» Mi abuelo no lo podía creer, según él hasta le dolía el pecho, empezó a hablar de manera fervorosa sobre las consecuencias negativas que eso iba a traer sobre Costa Rica; mi abuela por otro lado seguía desayunando. Cansada mi abuela Yamileth de ver a mi abuelo en tal estado de preocupación, dijo: «Ay Eladio, ¿Ud porque se preocupa? Si de todas maneras queda Hillary o queda Trump nosotros siempre estaremos abajo de todos»

Después de haber escuchado algo tan decepcionante y tan chistoso a la vez me di cuenta que mi familia lleva varias generaciones en la pobreza por muchas razones; falta de preparación, ignorancia y la mala administración del dinero podría estar entre ellas pero la más pesada probablemente sea una mentalidad pobre.