Consejos de Bolaño a su hermana “mé”

  1. Sé amoroso contigo mismo y con los demás.
  2. Aprende a ver constantemente la belleza de las cosas vivas aunque aúlles de dolor.
  3. Proyecta sonrisas lentas en las memorias de algunos amigos, con un margen de diez años, para que exploten.
  4. No temas a la soledad, confía en tus alas futuras, lo bienamado jamás desaparecerá.
  5. Toca, mira, escucha, huele los párpados del mundo, recuerda que tú eres el único médico que se atreverá a rescatarse a sí mismo, con la posible excepción de Bruno.
  6. Por la frialdad de cien personas no se concluye la frialdad de mil o diez mil.
  7. Sé fiel, sé crítico, continúa al margen, pero disminuye la paranoia que eso te produce.
  8. Recuerda que tu cuerpo ha sido hermoso y que sigue siéndolo bajo esta capa de desamor.
  9. No odies a esa gente, compadécelos en el sentido original de la palabra. Cáritas. Ayúdalos. Bésalos.
  10. Vive sin duda aun cuando haya desamor, ama tú a ver qué resulta.
  11. Silencio, risas, confianza.
  12. Si al final te quedas solo, proyecta en los hospitales o jardines del futuro las sombras que conociste, escribe.

******************************************************************

Roberto Bolaño le escribió esto a María Salomé “mé” Bolaño, en una carta, a mediados de los años setenta.

Like what you read? Give M a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.