Ama .

Vivimos en un mundo de prisas y hechos. Vivimos en un mundo donde no sabemos administrar nuestras emociones, porque nadie nos enseñó. Sin embargo, queremos controlar todo lo que nos rodea, y con ello a los demás y sus emociones. Pero. ¿cómo controlar algo de lo que nunca se ha tenido control? Si ni siquiera sabemos cuándo estamos enamorados… Nacen miles de preguntas sin respuestas y no paramos de buscar esas respuestas en los demás, en películas de amor americanas, todos esperando a nuestro John Travolta o a nuestra Olivia Newton John. Y poder, así, hacer un súper baile que termine en beso final y en amor del bueno, sí, sí del bueno. Pero lo que no nos enseñan es que el amor y tus emociones son tuyas, y en el momento en el que eres consciente de ello, todo fluye. Dejas de querer controlar a los demás, para administrar tus energías hacia ti y hacia sanarte a ti. Hay que saber separar el drama del dolor, saber que si siembras amor cosecharas amor, y no hablo de sexo, hablo de amar a todos los seres vivos de este planeta, ya sean plantas, aves, peces, perros o ese gato que no te quiere ni ver. Todos son seres vivos y lo único que necesitan es amor y poder amar. No puedes odiar al mundo y querer ser amado. Del mismo modo que no puedes odiar al vecino y pedir tranquilidad en tu vida. En el momento en que ves que todo se reduce a regalar amor y a saber administrar tus emociones correctamente, todo cambia, todo brota de nuevo, pero… brota de una manera diferente porque la semilla con la que fue plantado se llama amor y es la energía más pura y verdadera de este mundo. Suena típico, ¿no? Pero, ¿y lo de encontrar un príncipe azul? Cambiar vuestra realidad es el primer paso para cambiar vuestra vida.