10 razones para hacer crowdfunding si eres autónomo o pequeña empresa

Está de moda, lo reconozco. El crowdfunding aparece en todos lados: prensa, radio, televisión…

No deja de ser, en el fondo, el concepto tan antiguo de que “juntos podemos hacerlo”: un gran número de personas que aportan una pequeña cantidad para hacer realidad una idea.

Definiciones aparte, una campaña de crowdfunding es una forma excelente de conseguir fondos para desarrollar una idea y darte a conocer como profesional o empresa.

Y por si todo esto no te convence, aquí tienes 10 razones.

1. Ya no necesitarás a los bancos

No vas a necesitar un crédito para sacar un producto adelante. El crowdfunding te va a permitir testear con un concepto, una idea o un prototipo. ¡No produces hasta no tener los fondos!

2. Probarlo es gratis

Intentarlo es gratis, y fracasar también. La mayoría de las plataformas serias de crowdfunding ni siquiera le realizan el cargo a los mecenas si el proyecto no ha llegado a su objetivo en el plazo acordado. Un sistema limpio y seguro.

3. Validarás tu idea en el mercado

¿Cómo saber si esto que quiero construir, esto que quiero vender, le gustará a alguien?

La realidad, por muchos estudios de mercados que tengas: no lo sabes.

Lo bueno es que, a través de una campaña de crowdfunding, podrás comprobar si tu producto o servicio es lo suficientemente sexy como para que un grupo de personas más o menos numeroso paguen por él por adelantado.

4. Podrás mostrar tus habilidades

Un ejemplo para ilustrar. Imagina que eres diseñador industrial. Creas un producto de diseño y en fase de prototipo haces campaña, mostrando tu trabajo a través de las redes. Es una forma fantástica de darte a conocer como profesional, ¿no crees?

Además, una campaña de crowdfunding es una buena carta de presentación si eres una startup, ya que a los inversores les encantan las cifras reales.

Y no sólo startups, esta pizzería logró más de 10.000$ para su apertura prevendiendo pizzas y material de merchandising. ¿Quién dijo miedo?

5. Conectarás con una comunidad

Una campaña no sólo te permitirá saber si tu producto o servicio interesa, también te servirá para contactar con personas a las que les gusta lo que haces. Este es el mayor activo que como creador puedes tener: ¡el contacto de un gran número de mecenas!

6. Conseguirás fondos

No lo olvides, el principal objetivo será la financiación. Por ello te puede servir para conseguir el primer capital semilla para tu startup. Además, será una forma genial de darte a conocer, sea como profesional o como empresa.

7. Tendrás futuros mecenas / clientes

Los mecenas son la pieza clave de la campaña. Convencer a un grupo numeroso de personas para que apuesten por tu proyecto sólo con un concepto, una idea o un prototipo no es tarea fácil. Por eso tener una comunidad de mecenas es un gran activo, serán tus prescriptores y tus primeros clientes. El cliente ya no es el rey, ¡el mecenas es el rey!

8. Será tu campaña de medios

Una campaña crowdfunding es una campaña de comunicación. Estás condensando un esfuerzo comercial en 30–40 días de comunicación sin parar. Esto va a darte mucha visibilidad.

Llegues a éxito o no, nunca acabarás la campaña como la empezaste. Siempre quedarás en mejor posición: tendrás un grupo de personas que se habrá hecho eco de tu trabajo, tu presencia en redes aumentará y, si trabajas duro, la prensa mostrará interés en publicar sobre ti.

9. Te pondrá a prueba

Lo admito: el crowdfunding no es fácil. Llegamos en ocasiones a la conclusión de que podemos recaudar millones con poco esfuerzo porque son esos casos tan espectaculares los que nos llegan a través de los medios. Pero no nos engañemos: la mayoría de los proyectos tienen como objetivo de recaudación menos de 10.000$. Por eso es importante que la plataforma que escojas se preocupe por darte todo el asesoramiento que necesitas.

Si formas parte de un equipo emprendedor, el crowdfunding será un test de esfuerzo muy interesante para que valides si todos los miembros están 100% con el proyecto. Habrá muchísimas tareas que repartir y mucho esfuerzo que realizar. El compromiso de tu equipo se verá puesto a prueba.

Si estás solo ante el peligro, será la acción definitiva que te alineará con tus objetivos, porque si quieres conseguirlo, puedes. De tu esfuerzo depende. No olvides que nada viene regalado, y los mecenas no caen del cielo.

10. ¡Es divertido!

Puede que no me creas por cómo he pintado el panorama, pero una campaña crowdfunding es muy divertida.

En primer lugar, el diseño de la campaña. Esa parte que nunca se ve y de la que nadie habla, pero que es más del 70% del trabajo total. Preparar un buen vídeo, las recompensas, el pitch, las imágenes… toda la puesta de largo de tu idea que afrontas con la mayor de las ilusiones.

Después, el lanzamiento. La ola de comunicación que generas hace que seas muy visible esos días, y para el ego creativo eso nunca viene mal. ¡Ese puntito de adrenalina al salir al mundo cuando se publica la campaña es un subidón!

Pero lo más importante, vas a establecer una comunicación intensa con tus mecenas a través de los comentarios, correos electrónicos, tuits y mensajes que te envíen. Te preguntarán dudas, te llamarán, tendrás que atender a un medio de comunicación, crearás contenidos, escribirás en algún blog…

¿Has sido mecenas o has lanzado tu propia campaña? Me encantaría que me contases tu experiencia en los comentarios.

P.D. Si te gustó este artículo, es muy probable que también te guste 5 ideas de ingresos pasivos para tu negocio (o como ganar dinero sin hacer nada).


Originally published at getquaderno.es.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.