La opresión wins.

Versión teatral del libro 1984 de George Orwell.

La ideología de género es abrumadora. Superficialmente predica paz y amor, incentiva a la inclusión y libertad. Sin embargo, es un retroceso, es un nuevo imperio opresor que acabará con toda una generación.

Al contrario de lo que se proclama en los medios de comunicación, no es un logro ni un progreso el adoctrinamiento falto de sentido común, es simplemente la imposición de una verdad exclusiva de su egoísmo. Esta ideología es un paso atrás, donde la familia se verá reducida a un comercio de niños, porque la pareja natural será tan oprimida que el simple hecho de tener un hijo se interpretará como un acto ofensivo para los homosexuales.

Todo se reduce a el amor del hombre por el pecado. Ya sea ateo, creyente o adepto de cualquier corriente filosófica o religiosa, el concepto de pecado es permanente en la moralidad del individuo y siempre tendremos la constante atracción hacia él. Por ello, el mundo ha encontrado una nueva forma de quitarnos la libre expresión, la libertad de culto, nuestra creencia en la familia y el hecho de no compartir lo que dan por verdadero bajo su propia lupa.

Esto es tan distópico, un 1984.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.