Lo bonito de Ghibli

No basta con escenarios; la música es otro universo, el mejor que hay.