El largo camino de emprender una idea.

Muchos post se han escrito, sobre el largo camino que implica emprender una idea, lanzar un start up y hacer realidad un ideal que mientras tanto se alimenta de nuestras energias e ilusiones. Pues bien, esa es la razón por la cual he estado tan callado, hace un par de meses decidí dedicar cada segundo de mi tiempo en alimentar y hacer realidad una idea.

El camino recorrido ha sido mas que interesante — y el que falta por recorrer, que es la mayoría, seguro lo será también — cada paso del camino exige aprender nuevos conocimientos, nuevas habilidades, buscar información que en la mayoría de los casos no tienes ni idea donde encontrar, debes empezar a entrar en contacto con toda clase de gente e instituciones, en resumen salir de tu zona de confort, todo con tal de darle forma a tu negocio.

Debes acostumbrarte a encontrar puertas cerradas, algunas de ellas con doble candado, seguro electrónico con alarma digital y un perro con cara de pocos amigos cuidando desde varios metros antes. Ese es el principal obstáculo a vencer, a continuar el camino sin importar cuantas puertas cerradas encuentres, a no desfallecer cuando la energía se haya acabado.

Algo que aprendí desde el inicio — y de lo cual se ha escrito mucho — es que no puedes contar con toda la información, muchas de las decisiones clave que debes tomar tendrán un aire de incertidumbre y debes aprender a medir y asumir ese riesgo.

El camino esta lleno de oportunidades y debes aprender a detectarlas y perseguirlas, un viejo dicho dice “Dios te pone las oportunidades en el camino” con lo cual estoy totalmente de acuerdo, pero le agregaría “pero no en linea recta, debes trabajar para alcanzarlas!”.

Nos seguimos leyendo…

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.