Me tenés podrido.

“Me tienen podrido, redes sociales” promete ser una respuesta más accurate.

Dejen de hacer que almacene información totalmente innecesaria de personas que no voy a ver en la puta vida y que me importan tanto como quién llegará a la final de Combate. Necesito ese espacio para ser alguien más que un nodo en la galaxia.

Dejen de alimentar al narcisismo hiperdenso que ya adquirió matices de trilladez extraordinarios, al punto que lo veo y no creo, lo veo y me da lástima. Lo acepto como es, y sigo.

Dejen que seamos originales. Que huyamos a la invasión de la cámara, a alimentar a los demás de nuestros momentos que deberían ser simplemente nuestros pero no podemos bancar un minuto sin que un oriundo de la loma del orto nos haga creer que estamos felices mientras su vida no progresa porque estuvo media hora aplanando el culo mientras veía las perfectas y prolijas vidas que construimos como una suerte de hobbie psicópata.

En fin, DEGAME EN PAS. Mentira, te amo.

Like what you read? Give Herno D. a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.