Manel Navarro, atacando al mensajero

Crónica de otro rídiculo de España en Europa.

El corte de manga de Manel Navarro en la gala española ya auguraba el peor de los temores.

La actuación de Manel Navarro en Eurovisión vuelve a dejar España en un lugar lamentable, y lo máximo que nos brinda es una fuente inagotable de memes. Tuvo que coincidir poco antes, para su desgracia, con la celebración de la semifinal regional de la Batalla de los Gallos en Barcelona, lo que alimentó aún más las burlas sobre su incidente en directo.

Manel Navarro desafinó exageradamente en el festival de Eurovisión, lo que fue causa de mofa en las redes sociales.

Pero no debe atacarse al mensajero. Aunque no hubiese sufrido este resbalón, era de todos sabido que la capacidad del cantautor de impulsar España en el festival de Eurovisión era más bien limitada.


Corrupción en España…

Siempre se ha hablado de un festival de Eurovisión basado en el amiguismo entre países y en el espectáculo más que la calidad musical de los temas cantados. Pero si Eurovisión ya es así, el proceso de selección local que realiza RTVE es incluso peor.

Una gala española corrupta, bochornosa, en la cual Manel Navarro respondió con un corte de mangas a un público que no pudo contener la ira tras ver como un empate de dudosa reputación es resuelto por un jurado que ignora los apoyos del público a la actuación de Mirela y da a Navarro una victoria que ya estaba anunciada antes de empezar la gala.

Por eso, el verdadero drama no está en la cuestionable actuación de Manel Navarro, sino en una reiterada corrupción del festival organizada desde los despachos de Radio Televisión Española.

…y en Europa

Repasando las actuaciones de España en los últimos años, observamos una mezcla de canciones infravaloradas con temas lamentables sacando mejores posiciones.

Lo de Manel Navarro es algo histórico que no se había repetido desde 1999, la última vez que España había quedado última. Recordemos que España no gana un festival de Eurovisión desde 1969 (con el curioso empate a cuatro), y la última vez que quedó segunda fue en 1995. La actuación de Barei en 2016, que tuvo buena acogida en las descargas digitales, quedó en el puesto 22, mostrando como no importa tanto que la canción sea mejor o peor, o que al público español/europeo le guste más o menos, sino el amiguismo entre países.

Otro caso infravalorado fue el de Soraya en 2009 con La noche es para mí (24/25, 23 puntos). Si bien es cierto que la coreografía fue mediocre, quedarse tan cerca de obtener los resultados de este año es bastante lamentable.

Incluso Rodolfo Chikilicuatre tuvo mejores resultados.

En el otro lado de la moneda, resulta vergonzoso ver como la actuación de Rodolfo Chikilicuatre con Baila el Chiki Chiki (2008, 16/25) obtuvo 55 puntos, quedándose por encima de Barei, Soraya, Navarro… y demostrando como incluso una participación troll pudo sacar mejores resultados.


Aunque no todo ha ido tan mal…

Dancing in the Rain (2014, 10/26) es la última vez en la que España consiguió una buena posición con una buena canción. También consiguió buenos resultados con Quédate conmigo (2012, 10/26) y con Algo Pequeñito (2010, 15/25), pese al incidente en el que Jimmy Jump saltó en el escenario y donde Daniel Diges mostró la más absoluta calma en el suceso.

Uno más a la lista

En conclusión, hemos vivido otro ridículo europeo más en el que se ha puesto a un artista sin capacidad para triunfar ante el público español (ya ni hablemos del público europeo) por parte de una TVE que diseña las normas de sus campañas de Eurovisión a la carta y escoge los artistas según los intereses políticos y comerciales del momento.