Haberte conocido es dolor para mí

Hacerme pensar en que el curso de mi vida no era lo que quería, decidir cambiarlo, estar con vos, juntos, separados, pensar en la distancia, pensar en vos, en que si nos vamos a volver a ver, en que si vamos a estar juntos, en una casa, los dos, en que vamos a permanecer en el tiempo, en que si me vas a seguir queriendo,

en que si me querés, hoy.

Me haces pensar, siempre hiciste eso. Me volvés reflexiva.

A veces quisiera pensar menos. Pensar mucho es dolor.

No sé si vamos a estar juntos, no sé si nos vamos a volver a ver.

No sé si me querés; porque escribir te quiero a veces puede resultar fácil, a veces no.

No sé qué va a pasar con nuestras vidas, qué va a pasar con nosotros. Quisiera pensar menos en eso.

Me estresa y duele pensarte lejos, lejos de mí, de mis brazos, de mi cuerpo.

Duele y quisiera llorar eternamente.

Pero no quiero. No quiero eso tampoco.

Me lo repito, a veces con más frecuencia, a veces no tanto: No dependo de vos, no voy a depender de vos ni de nadie.

Quiero y soy fuerte por mí misma. Me quiero así y por eso no importa qué va a pasar con nosotros, porque yo voy a estar bien igual.

Pero con un dolor en el alma tengo que decir que lo quiero, y mucho.

Que quiero vivir esta vida a veces dolorosa, a veces feliz, con él.

Quiero que sea mi compañero, no sólo de viajes y aventuras, quiero que esté en la rutina, en los enojos, en las peleas, en el amor, en el cariño, en detalles, en proyectos, sueños por concretar.

Me inspirás. Me hacés mover.

El amor es incierto y nunca se termina de construir. Nuestra relación es así. Entre equilibrios y desequilibrios. Como la vida.

Te quiero hoy y probablemente mañana, pasado, los meses que vienen y los años también.

Porque una persona como vos no voy a poder olvidar fácilmente.

Le ruego, le pido al universo, a un dios, al todo, la forma y nombre que sea, que esté de nuestro lado, que nos quiera juntos, felices, que el amor y la felicidad sea más fuerte que el dolor.

Ojalá me quieras.

Ojalá no me olvides.

Ojalá me quieras con vos.

El tiempo que sea, que ojalá sea mucho.

(1.4.18)

Like what you read? Give Lucía a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.