¿Tienes el potencial para convertirte en emprendedor?

Si estás por terminar la universidad y aún no tomas una decisión entre emprender un negocio o buscar empleo en una empresa, checa esta guía que te ayudará a saber si tienes potencial para convertirte en un emprendedor.

Cuando concluimos la universidad, muchas personas cruzamos por una etapa de crisis mental una vez que debemos enfrentarnos la vida real y entrar al mundo laboral; algo para lo que nos hemos preparamos durante tantos años.

Ante nosotros se abre todo un mundo de posibilidades, ya sea aplicar a alguna vacante para entrar a las filas de un corporativo o comenzar un negocio propio; cualquiera que sea la decisión es importante tomarla con responsabilidad y objetivos bien planteados, pues no todos tienen el potencial para emprender.

Es una etapa de aprendizaje en lo profesional y personal, de superar los retos y de enriquecer nuestras capacidades, las cuales nos permitirán disfrutar de las tareas que llevaremos a cabo de manera cotidiana.

Si estás a punto de terminar tu carrera y te preguntas “¿Y ahora qué sigue?”, Homework México te comparte una pequeña guía con 6 puntos importantes para saber si tienes potencial para convertirte en un emprendedor.

  • La perseverancia es una característica primordial para todo emprendedor. Los resultados no van a surgir de la noche a la mañana, se requiere tiempo y mucho trabajo para empezar a ver los frutos de tu esfuerzo. Si eres muy impaciente, es posible que abortes la misión antes de tiempo.
  • Disciplina va de la mano con el punto anterior. Todo emprendedor debe ser muy disciplinado porque sólo el trabajo duro le permitirá sacar adelante su empresa. Ser organizado y cumplir con todos los pendientes en tiempo y forma ayudará a que tu empresa tenga un constante crecimiento.
  • El liderazgo es un punto de suma importancia. Si te identificas por tomar el liderazgo en tus trabajos escolares y participar en todas las actividades de tu universidad, es muy posible que logres ser un gran emprendedor, ya que para tomar el control de una empresa necesitarás guiar a tu grupo de colaboradores para cumplir los objetivos e integrarlos en una visión que te permita avanzar y posicionarte.
  • Ser activo puede generarte muchos beneficios. Al emprender tu propio negocio tendrás diversas actividades a lo largo del día: citas, juntas, entrevistas, en fin. Si estás acostumbrado a llevar un ritmo de vida acelerado, te será más fácil cumplir con tus responsabilidades cuando te conviertas en emprendedor.
  • Ser optimista es algo que jamás debes dejar de lado. Como ya lo mencionamos, los resultados no se darán de un día a otro, y tener una buena actitud con buen optimismo ante los malos resultados será decisivo para el futuro de tu marca. Si tomas los malos tiempos como aprendizaje y no como un fracaso, podrás sacar adelante una empresa.
  • Ser innovador es una aptitud fundamental para todo emprendedor. Para iniciar tu propia empresa y que ésta logre sobresalir del resto, es necesario que tengas propuestas innovadoras y, sobre todo, que tengas la capacidad de reinventarte en el camino si es necesario, pero sin dejar de creer y de defender tu proyecto.
  • Realiza Networking. Un punto clave y de suma importancia, ya que relacionarte te abrirá las puertas a conocer nuevas personas-empresas con las que podrás ampliar tus redes de negocio y en un futuro trabajar en conjunto para alcanzar objetivos de forma conjunta. Un lugar adecuado para hacer networking es en eventos y en un coworking.