A PARTIR DEL SIGUIENTE SEGUNDO.

Aprenderé a mirar a la luna sin tener que extrañarte, tendré que suspirar en medio del frío otoñal sin tener que buscarte, me adaptare a escribir sin tener que mirarte.

A partir del siguiente segundo la soledad volverá a ser mi mejor seducción, a partir del próximo minuto declaro en huelga de alegría a mi corazón.

A partir del próximo segundo la noche se quedará sin alguna ilusión, a partir del siguiente minuto no le podré dar a cupido ninguna explicación.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Hugo Galván’s story.