El descreme no es una forma de especialización temprana

1. MENCANTA que el Mineduc admita que la exigencia académica no es una vocación, al no ser una «especialización temprana», como la educación técnico profesional, los establecimientos para deportistas de alto rendimiento o, soñemos, una reposición de las escuelas normales.

2. Sin embargo, como no es una «especialización temprana», el Mineduc busca hacer cuadrar el círculo con el Instituto Nacional, el Liceo 1 o el Carmela Carvajal, al buscar una forma que éstos puedan entrar a un régimen de excepcionalidad respecto a una ley de inclusión.

3. Con esta entelequia legal (es decir, este instructivo que el gobierno intenta pasar por Contraloría), el gobierno le apuesta en contra a su propia ley. El gobierno, por si acaso pierde con la ley de inclusión, mantiene un refugio de todo lo preexistente.

4. Si los establecimientos educacionales más tradicionales son vanguardia por algo, ¿por qué no pueden ser vanguardia desde la inclusión? ¿Acaso la vanguardia está dada por un perfil de ocupante de los establecimientos, en lugar de la tradición de los mismos establecimientos? ¿Acaso quedó grande el concepto de «inclusión» que estos establecimientos hay que dejarlos en estos estados ambiguos?

Increíble todo lo que se puede analizar discursivamente con trece palabras de un mísero instructivo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.