Kingdom Hearts: La tragicomedia de Tetsuya Nomura y la representación femenina

Kingdom Hearts es algo maravilloso.

Lo digo de verdad, es algo maravilloso. Es mi saga favorita de videojuegos; podría hablar durante horas sobre cómo Kingdom Hearts supuso un refugio para mí en dos de los momentos más difíciles de mi vida, podría incluso hablar de cómo Tetsuya Nomura es una de las personas que más admiro a nivel profesional, podría hablar durante DÍAS sobre cómo Sora me parece una de las cosas más bonitas e inspiradoras que he visto en la ficción… Ay, no sé, podría decir muchas cosas buenas de Kingdom Hearts, pero hoy me toca hablar de una mala.

Ser fan de Kingdom Hearts siendo mujer a veces es un bucle infinito de esperanzas y decepciones.

Y con esto hoy os vengo a hablar de la tragicomedia de Tetsuya Nomura y la representación femenina.

¿Que por qué tragicomedia? Pues porque a veces no sé si reír o llorar. Todo un drama, y al mismo tiempo siento que roza lo ridículo y que tiene que estar hecho a propósito. Especialmente si recordamos lo que pasó hace un par de días con el nuevo personaje femenino de Union Cross (el juego para móviles con relevancia en la trama, sí, ese), Stracciatella. Stella. Stritizia. Str… Mira, déjalo, como sea. Ni siquiera me han dado tiempo a aprenderme el nombre, y ya total para qué.

Y precisamente por este último acontecimiento me veo obligada a hablar de este tema del que llevaba mucho tiempo queriendo escribir en profundidad. ¿Qué es lo que pasa con los personajes femeninos en Kingdom Hearts? ¿Por qué a Nomura le cuesta tantísimo escribir un personaje femenino consistente? ¿Sabe lo que es una mujer? ¿Ha visto alguna?

Pues no lo sé. Lo que sí sé es que hay más hombres en la Organización XIII que mujeres con nombre en toda la saga. Y es para preocuparse.

“Pero, Alba, ¿no estarás exagerando?”, “Calidad es mejor que cantidad”, “Pero Aqua es uno de los mejores personajes de la saga, y es una mujer”.

Bien. Vamos a comprobarlo juntos haciendo un repaso de los personajes femeninos originales (vamos, diseñados y creados de cero por Nomura) relevantes y con nombre en la saga.

ATENCIÓN: Todo lo que leas a continuación contiene spoilers de… de todo, vaya. Estás avisado.

Kairi

Kairi esperando ese desarrollo de personaje que no llega nunca

Escribo sobre Kairi con todo el dolor de mi corazón, pues si algunos declaran llevar 10 años esperando Kingdom Hearts III, yo llevo esperando 15 a que Kairi tenga un trato digno en el guión de esta saga. La diferencia es que lo primero va a ocurrir, y lo segundo probablemente no.

Kairi es el primer -y único- personaje femenino que se introduce en Kingdom Hearts I. Vive en las Islas del Destino junto a Sora y Riku, pero ambos saben que ella viene de otro Mundo. Y aquí empieza la motivación de ambos por salir de estas islas y así descubrir otros Mundos.

…Bueno, esto es lo que te cuentan en el primer juego.

Nomura nos presenta a Kairi como una muchacha bastante alegre a la que le gusta chinchar a sus amigos y verlos competir entre ellos, todo sea dicho. La sensación que tengo de la Kairi de este primer juego es que tenía potencial; no era una chica dulce y ya, tenía cierto toque que puede recordar a Rinoa (Final Fantasy VIII) y que podría haber sido agradable de ver.

Notad que estoy hablando en pasado.

Bueno, pues sin entrar demasiado en la trama (que si estás aquí es porque te la sabes), Kairi se pasa tres cuartos de juego en coma, como quién dice. Por el camino descubres que es una de las Siete Princesas del Corazón, que por aquellas era una movida muy importante. Y ese es todo su papel en el primer juego, ese y darle a Sora un amuleto de buena suerte antes de que la devuelva a las Islas mientras él se va a buscar a Riku, al Rey Mickey y a seguir de aventuras con Donald y Goofy haciendo las cosas importantes de verdad.

Mientras, ella esperando.

El papel de Kairi podemos resumirlo a eso: esperar. A esperar y a provocarnos una decepción tras otra en cuanto a su desarrollo. Y a hacernos esperar a nosotros también; esperar a que el señor Nomura recuerde que Kairi existe.

Kairi es presentado como uno de los personajes principales de Kingdom Hearts, hasta ahí bien. Obviando remakes, remasterizaciones y otros añadidos, Kingdom Hearts cuenta con nueve títulos canónicos en la trama. Kairi, como tal, la verdadera Kairi, sin recuerdos ni alucinaciones, aparece en cinco de ellos. Qué bien, ¿no? Sí, pero sólo en tres de ellos aparece en la trama principal y no sólo en la escena final del juego. Riku, sin embargo, aparece en siete de ellos (ocho si contamos a Data Riku), siendo personaje controlable en dos. Kairi, por si no os acordáis, en ninguno.

Vamos al principal problema de Kairi: es un recurso. El papel de Kairi en la trama se limita a:

  • Ser un elemento de la trama en el primer juego (una de las Siete Princesas del Corazón).
  • Ser el interés romántico de Sora.

A excepción de torpes movimientos para compensarlo, como otorgarle una llave-espada que nunca llega a usar, Kairi se limita a ser la damisela en apuros, el punto débil del trío protagonista. Trío, que a lo largo de los juegos, se va convirtiendo más en un dúo.

Mientras Sora viajaba por los Mundos aprendiendo lo que era la llave-espada y buscando a sus amigos, Riku buscaba un corazón sustituto para Kairi y caía en la Oscuridad por los engaños de Maléfica. ¿Qué hacía Kairi mientras? Estar en coma.

Mientras Sora recorría el Castillo del Olvido y caía en la trampa de la Organización perdiendo sus recuerdos, Riku se enfrentaba a su pasado y sus demonios en el mismo lugar. ¿Qué hacía Kairi mientras? Esperarlos en la playa.

Mientras Roxas estaba en la Organización XIII recolectando corazones y cuestionándose su existencia, Riku buscaba una forma de recuperar a Sora y despertarlo de su letargo. Sora dormía, sí, ¿pero qué estaba haciendo Kairi? Esperarlos en la playa.

Mientras Sora se enfrentaba a la Organización XIII y buscaba a Riku y al Rey, Riku lo ayudaba en la sombra y buscaba su propia redención. ¿Qué estaba haciendo Kairi? Ser secuestrada para finalmente seguir esperando a que volvieran, en la playa.

Mientras Sora y Riku hacían la Marca de Maestría y se enfrentaban a Xehanort y compañía, ¿qué estaba haciendo Kairi? Esperarlos en la playa.

El verdadero misterio de Kingdom Hearts no es qué hay en la caja negra, es cómo demonios no tiene Kairi un bronceado de espanto.

Si eliminamos a Kairi de la ecuación, en muchos casos no notaríamos la diferencia. Su importancia lleva en declive desde Kingdom Hearts II, y esto es un problema. ¿Está sólo hecha para cubrir una cuota? Dos chicos, una chica. Una fórmula muy recurrente en ficción, y mucho más en esta saga, pero… ¿cuántas veces es prescindible, casualmente, la mujer?

Kairi es una planta muy bonita decorando las Islas del Destino, y de vez en cuando la Torre de Yen-Sid. Y a veces me pregunto si ya es demasiado tarde para que Nomura cambie esto, o si tiene siquiera la intención de hacerlo.

Actualmente, Kairi es portadora de una llave-espada y se planea que entrene junto a Lea para aprender a utilizarla. Habrá que esperar y ver, pero yo estoy hablando de los hechos, no de las posibilidades; pero si hablamos de posibilidades, no auguro mucho protagonismo para un personaje que va a acompañar a uno de los favoritos de la saga.

Así que, por ahora, me remito a lo anterior: Kairi es una planta muy bonita. Un complemento ideal y la encargada de salvaguardar la heteronorma en el Destiny Trio, pero de ese tema ya hablaré en otra ocasión.

Naminé

“Pues yo era rubia y vestía de blanco antes de que Lunafreya lo hiciera popular”

Pasamos al segundo personaje original que introdujo Tetsuya Nomura en la saga, Naminé. Naminé apareció por primera vez en Chain of Memories, para GBA que luego tuvo un remake en PS2 que luego se remasterizó en PS3 que luego… Eso.

Naminé es… como una hija de Sora y Kairi. A ver, suena raro, pero como me ponga a explicar seriamente qué es Naminé igual no terminamos nunca, y decir que es Incorpóreo de Kairi es erróneo, así que… eso. Naminé es básicamente la que la lía parda, que va de mosquita muerta y luego no veas como las clava.

La historia de Naminé, para recordarlo un poco, es la siguiente: es prisionera de la Organización XIII en el Castillo del Olvido, y utilizada para hacer que Sora pierda sus recuerdos, implantarle unos nuevos y manipularlo para sus intereses. Porque Naminé tiene poder sobre los recuerdos de Sora y los que están conectados a él. Así que es algo así como alguien que pudo ser una villana y se quedó en princesa secuestrada en una torre.

Así que, en resumen, Naminé es la sustituta de Kairi mientras ella estaba en la playa esperando y consiguiendo ese bronceado de moda. Alguien tenía que hacer el papel de damisela en apuros en este juego.

En realidad, el concepto de Naminé bien pudo ser interesante; es un personaje femenino con mucho poder, tiene una habilidad especial, ya es algo más que una muchacha secuestrada y ya está. Naminé no quería estar sola, y Marluxia le ofreció un plan perfecto: tenía a Sora bebiendo los vientos por ella, y de paso ellos de beneficiaban del asunto. De modo que Naminé usó sus poderes para manipular los recuerdos de Sora… y, vamos, que la lió parda.

A priori, Naminé tiene mejor pinta que Kairi, y sin tener que darle forzosamente una llave-espada. Tiene poder, una historia propia en la que se podía profundizar, y aunque seguía rondando el tópico de damisela en apuros, eso podía cambiar.

…Que no, que estamos en Kingdom Hearts.

No fue así. Naminé, como Kairi, tiene atisbos de iniciativa, pero termina necesitando siempre la ayuda de otro personaje masculino para salir airosa. Naminé tiene mucho poder, pero es prácticamente utilizada por todo el mundo, vista muchas veces de forma explícita como una herramienta, tanto por los personajes como por el propio guión.

Recapitulemos:

  • Marluxia es quién hace que Naminé juegue con los recuerdos de Sora.
  • Axel es quién incita a Naminé a traicionar a Marluxia y ayudar a Sora.
  • DiZ es quién termina guiando a Naminé para despertar a Sora.

Los movimientos de Naminé, más tarde o más temprano, terminan siendo controlados por otro personaje, encima, masculino. Naminé, como Kairi, se convierte en otro recurso, una herramienta: lo que genera el conflicto en Chain of Memories y lo que lo soluciona en el prólogo de Kingdom Hearts II. Y la excusa para jugar al bodrio que es re:Coded.

Mientras Kairi es una bonita planta, Naminé es un destornillador muy limpito.

Vamos, que Naminé salió a la madre y no al padre.

Larxene

Tetsuya Nomura: Ostras, alguien tendrá que fregar el Castillo del Olvido

Si buscáis a Larxene en las imágenes de Google es muy difícil que os salga algo de calidad y decente. Y esto es lo que pasa cuando un personaje es poco relevante. Y es que Larxene es poco relevante.

Larxene es el miembro número doce de la Organización XIII. Aparece por primera vez en Chain of Memories, un poco de fondo en 358/2 Days y le puedes patear el culo en Kingdom Hearts II: Final Mix+. Y es de los malos. Y ya.

Uno de los problemas de la Organización XIII es que se crearon personajes con diseños interesantes, prometedores, pero finalmente toda la relevancia y el mínimo desarrollo recayó sobre unos pocos privilegiados. Pues bien, Larxene no iba a ser uno de ellos. Larxene está aquí porque había que meter una mujer o Nomura se quedaba sin ideas para diseños de maromos.

Una de las cosas positivas de Larxene es que es el único intento de Nomura de hacer un personaje femenino éticamente cuestionable. De esto hablaré más adelante, pero por lo general ninguna de las mujeres de esta saga es polémica; te pueden caer mejor o peor, pero todas hacen siempre lo correcto. No son Riku, no bailan entre la Luz y la Oscuridad, ni actúan según sus intereses como Axel. Aquí todas son muy puras, muy buenas y no merecen nada malo que les pase.

Menos Larxene. Larxene es una arpía. Es mala. Es retorcida. Disfruta viendo a Sora sufrir durante todo Chain of Memories. Bueno, hasta que muere.

Pero el problema de Larxene es que es sólo eso, una chica muy mala a la que hay que matar. Es… ¿sabéis lo de la santa y la puta? Pues Larxene es la puta, y Naminé era la santa.

No es necesariamente significativo que Larxene, como muchos de sus compis de curro, carezca de desarrollo y no sea más que un enemigo en el camino de Sora, pero es que Larxene era la única chica. Y una más a la lista.

¿Que qué es Larxene? Larxene es la Pitufina edgy de la Organización XIII.

Olette

El tamaño y calidad son directamente proporcionales a la relevancia del personaje

El papel de Olette es uno de los más complejos de toda la trama: Olette es la amiga pesada que te recuerda que se acaba el verano y tú no has acabado el cuaderno de Vacaciones Santillana. Es la que te recuerda que mañana hay examen, la que le dice a tu madre que suspendiste Matemáticas, la que no te deja copiarle los deberes y la que le recuerda al profesor que hoy tocaba corregir ese análisis sintáctico.

¿Que qué es Olette?

Yo que sé. Ni siquiera sé por qué tendría que hablar de ella.

Xion

Esto es una imagen en blanco

Xion presentada en Kingdom Hearts: 358/2 Days y forma parte del segundo trío protagonista de la saga, el Sea Salt Trio (Roxas, Axel y Xion). Y, antes de hablar de los problemas que tiene -que no son pocos- vamos a destacar un par de logros con respecto a las anteriores, especialmente Naminé y Kairi:

  • Xion es, junto a Larxene, el primer personaje femenino controlable de la saga. Vale, esto tiene un poco de trampa, pero Xion es controlable en el modo multijugador de 358/2 Days.
  • Xion es la primera mujer protagonista que hace cosas. Suena fatal, pero me explico: es la primera a la que vemos luchar, a la que vemos viajar más o menos por su cuenta y a la primera a la que vemos blandir una llave-espada y usarla a lo largo del juego. Porque no, lo de Kairi es puramente anecdótico y vergonzoso de recordar.

Muchos hemos visto a Xion como un avance significativo. Como el primer personaje femenino decente de Kingdom Hearts; el primero en tener un desarrollo real, en tener relevancia y su propia historia. Durante muchos momentos de 358/2 Days, Xion parece más protagonista de la historia que el propio Roxas.

Pero esto es sólo la superficie. En cuanto empezamos a rascar un poquito, nos damos cuenta de que tal vez no haya un avance real. Y a mí me gusta mucho rascar, así que vamos a ello:

La identidad de Xion es una de esas cosas que caracterizan Kingdom Hearts: una movida rarísima que nos tiramos días para entender y que nunca sabemos si la hemos entendido de verdad, así que terminamos tragando sin preguntar mucho. ¿Qué pasaba con Xion? Que su apariencia cambiaba dependiendo de la persona que la miraba; Xion podía tener la apariencia de Kairi, de Naminé, de Ventus o incluso de Sora. Todo dependía de los ojos que la miraban y de las conexiones emocionales que tenía esta persona con cualquier otra de la historia. Por ejemplo, Xigbar veía a Ventus, Axel veía a Naminé y Roxas comenzó viendo una especie de Kairi morena para terminar viendo a Sora.

Pero vamos a lo importante, a lo que quiero intentar explicar:

  • Xion fue creada por Vexen. Xion era una marioneta, utilizada para que Roxas volcara en ella los recuerdos de Sora sobre Kairi y, de este modo, Sora no pudiera recuperarlos y, por tanto, no despertara. ¿A qué nos suena esto? No soy yo quién utiliza el término marioneta, es el propio juego el que lo utiliza en incontables ocasiones. Xion es, canónicamente, una marioneta. Otra herramienta más.
  • La identidad de Xion se la otorga Roxas. Cuando Roxas comenzó a ver la cara de Xion, el jugador comenzó a ver la cara de Xion. Esto tiene su explicación: Roxas somos nosotros, pero Xion finalmente toma esa apariencia para siempre, y la convierte en su identidad.
  • Quién hace que Xion comience a cuestionarse todo es Riku. Uno de los elementos revolucionarios de Xion es que es quién cuestiona todo, quién hace que Roxas se cuestione todo y, finalmente, abandone la Organización XIII. Pero el duelo interno que experimenta Xion durante todo el juego comienza con la batalla contra Riku. Y es Riku quién guía sus pasos y hace que, al final, tome la decisión correcta.

Y aquí es dónde empieza lo feo del asunto: Xion está siempre definida por personajes masculinos, tanto en su apariencia, como en su personalidad. Cada paso que da Xion es influenciado por algún hombre, dando la sensación final de que son ellos quiénes guían sus pasos, porque ella por sí sola no puede. Que tampoco es muy difícil cuando en todo el juego hay tres mujeres y casi veinte hombres, así a ojo.

¿Recordáis lo que he dicho sobre la marioneta? Profundicemos sobre ello, pues.

Otro de los problemas de Xion es su papel real en la historia de 358/2 Days. No nos engañemos, esta historia es sobre Roxas, no sobre Xion, y la narrativa lo termina dejando muy claro. 358/2 Days es la historia de Roxas en la Organización XIII, la evolución de Roxas como personaje; cómo pasó de ser el miembro número trece al chico anmésico del prólogo de Kingdom Hearts II. Este juego era la respuesta a la pregunta que se plantea en el segundo título principal de la saga: ¿Por qué Roxas abandonó la Organización XIII?

Pues Xion es, como Kairi en el primer juego, un elemento de la trama. Es el punto de inflexión, la excusa para que Roxas se enfade mucho y abandone la Organización. Xion muere al final de 358/2 Days para que Roxas pueda desarrollarse como personaje. El único fin de la muerte de Xion, mostrar el sufrimiento de Roxas y justificar finalmente su decisión de abandonar la Organización XIII. Estoy segura de que, si no es la primera vez que leéis críticas sobre personajes femeninos, no es la primera vez que habéis visto esto.

Usar personajes femeninos únicamente para matarlos y así marcar el desarrollo del protagonista no es ninguna novedad, y es una de las razones por las que Xion se convierte en un recurso y poco más. Uno mejor disimulado que otros, porque le han dado una llave-espada y la vemos luchar.

Pero no necesitas darle un arma a un personaje femenino para que éste sea bueno. Es mucho más complejo que todo esto.

Una de las mayores críticas a Xion por parte del fandom de Kingdom Hearts es que parece una Mary Sue. ¿Y qué es una Mary Sue? Un término despectivo para referirse a aquellos personajes femeninos en ficción que están idealizados en exceso y que hacen que la historia principal gire en torno a ellos a veces sin ningún tipo de explicación; además, suelen ser creados a imagen y semejanza del autor. Pero las Mary Sue son más propias del fanfiction, ¿por qué hay gente que dice esto?

La verdad es que Xion y Nomura se dan un aire…

Bueno, yo comparto hasta cierto punto esta opinión. Tanto por diseño como por cómo se desarrolla su historia a lo largo de 358/2 Days, Xion es lo que pasa cuando te quedas sin ideas y te vas a DeviantArt a buscar OCs de Kingdom Hearts. Y pasa lo que pasa, que coloreas a Kairi un poco, le pones una llave-espada e intentas emparejarla con tu personaje favorito. Que, oye, todas hemos tenido doce años y nos hemos enamorado de un personaje ficticio, y bravo por todas las que crean contenido gratuito de lo que les apasiona, pero estamos hablando de Tetsuya Nomura.

Un poco de profesionalidad, Nomura, por favor te lo pido.

¿Supone Xion, entonces, una mejoría con respecto a Kairi y Naminé? Pues, eh… sí y no. Sólo lo han disimulado mejor, le han puesto una llave-espada en la mano y nos han hecho creer que tenía importancia por sí sola y se valía por sí misma, pero los hechos durante su historia nos dicen lo contrario. Lo que tenemos, al final es:

  • Un personaje femenino definido por hombres, cuya historia también es guiada por ellos.
  • Pobremente desarrollado y explicado, mostrando a un personaje que es “perfectamente bueno” cuya existencia y habilidades están justificadas de forma torpe y poco profesional.
  • Un recurso para marcar un punto de inflexión en la historia de Roxas.

Entonces, si Kairi es una planta muy bonita y Naminé es un destornillador muy limpito, Xion es una navaja multiusos.

Aqua

Aqua, o nosotras cuando vimos la luz gracias a su existencia

Llegamos al mejor personaje femenino de la saga. Información, no opinión, porque Aqua es el primer personaje femenino en las encuestas de popularidad en Japón. Y seguramente lo sería aquí.

Aunque, claro, yo también ganaría si mis adversarias son una planta, un destornillador y una navaja multiusos.

Aqua apareció en Birth by Sleep, precuela de Kingdom Hearts, y supuso un par de avances más para los personajes femeninos de esta tragicomedia:

  • Aqua es el primer personaje femenino controlable en Kingdom Hearts. Y esta vez de verdad, sin trampas. Aqua tiene su propia historia y es jugable durante la trama del juego.
  • Aqua es protagonista -de verdad- en dos juegos de la franquicia: Birth by Sleep y A Fragmentary Passage (0.2). No aparece para cumplir un cupo de mujeres como Kairi, no, Aqua es protagonista y aparece durante todo el juego en ambas ocasiones.
  • Aqua no es vista como el interés amoroso de ninguno de sus compañeros protagonistas. Kairi, Naminé y Xion terminan siendo interés romántico de Sora o Roxas, pero en el caso de Aqua jamás nos dan ningún indicio de que pueda ser el interés romántico de Terra. No interesa. La historia de Aqua va más allá del romance, Aqua tiene cosas más importantes en las que pensar. Eso, tratándose de un personaje femenino y viendo el historial, es importante.

Exacto, Aqua es el mejor personaje femenino de Kingdom Hearts, eso es indiscutible. Pero… ¿es un buen personaje femenino?

Aquí es dónde llegan los problemas.

Aqua forma parte del tercer trío de la saga, el Wayfinder Trio (Terra, Aqua, Ventus), que sorprendemente es el más equilibrado de todos. Mientras que en el Destiny Trio (Sora, Riku y Kairi) como en el Sea Salt Trio (Axel, Roxas y Xion) sentíamos que la mujer estaba ahí por estar, que era perfectamente prescindible y nos demostraban lo perfectamente prescindible que era, Aqua es necesaria. Aqua es importante. Aqua es la única que consigue ser Maestra, la mejor amiga de Terra y una figura entre maternal y fraternal para Ventus. Vemos el amor casi familiar entre los tres personajes, vemos cuánto se importan en todo momento. Y eso está bien, es un avance precioso.

Además, Aqua muestra fortaleza como personaje femenino sin renunciar a la feminidad, algo que me parece muy importante. Aleja ese pensamiento a veces dañino de que una mujer sólo puede ser fuerte si se asemeja a un hombre.

Jugamos con Aqua en último lugar por una razón, y es porque Aqua es quién lo arregla todo, es su historia la que cierra Birth by Sleep. Aqua se termina convirtiendo en la verdadera protagonista, y Nomura es quién le da esa importancia, tanto de forma narrativa como visual.

Me explico.

Artkwork oficial de Kingdom Hearts 2.5. Prestad atención a la posición de Aqua; centrada, detrás de Sora y delante de Xehanort.
Opening de Dream Drop Distance. Aqua, nuevamente, detrás de Sora.

Puede que sea una tontería, puede que a veces una quiera ver cosas que no son, pero si algo es cierto es que a Aqua se le ha dado una importancia de la que no gozan sus compañeros Terra y Ventus. Nomura siempre incluye ciertos paralelismos entre los tríos protagonistas, y el de Terra-Ventus-Aqua siempre ha parecido bastante obvio:

Terra es Riku, Aqua es Kairi y Ventus es Sora.

Pero… ¿de verdad ese es el paralelismo?

Recordemos bien los hechos en Birth by Sleep, de forma un poco más resumida: si bien Terra, como Riku, cometió el error de caer en la Oscuridad gracias a los engaños del villano de turno (Xehanort, Maléfica, o ambos)… ¿qué hace Ventus que le asemeje a Sora? ¿Y Aqua? ¿Qué le asemeja a Kairi? Podemos pensar que Aqua es la chica del grupo, y su escena del prólogo junto a Ventus es una referencia clara a la escena inicial en Islas del Destino entre Sora y Kairi.

Pero… ¿y si cambiamos un poco la perspectiva? ¿Y si intentamos comparar a Aqua con Sora en el primer Kingdom Hearts y hacemos lo propio entre Ventus y Kairi?

Ventus, como Kairi, posee un corazón de pura luz. Sí, de forma artificial, pero el hecho es ese, y está ahí. Ventus, como Kairi, termina buscando refugio en el corazón de Sora. Y Ventus, como Kairi, termina en un estado comatoso. Al igual que Kairi, Ventus es más una herramienta que un personaje en sí mismo; Xehanort lo utiliza para forjar la Llave-Espada χ. Y, Ventus, como Kairi, se encuentra en medio en el conflicto entre sus dos amigos.

Por otro lado, Aqua comparte ciertas similitudes con Sora. Aqua, como Sora, va detrás de su amigo advirtiéndole que no debería seguir por ese camino. Aqua, igual que Sora, se ve en una posición en la que su camino es opuesto al de su amigo. Aqua, al igual que Sora, tenía una relación de competición sana con su amigo. Y Aqua, como Sora, termina teniendo que enfrentarse a ese amigo suyo, que es poseído por Xehanort.

Si analizamos las estructuras de la historia de Birth by Sleep y Kingdom Hearts, encontraremos ciertas similitudes intencionadas, y en prácticamente todas ellas Aqua cumple el papel de Sora, Terra cumple el papel de Riku y Ventus cumple el papel de Kairi.

Aqua es la protagonista de la misma forma que lo es Sora.

Esto es muy importante, porque en ese caso estamos ante un hecho que distingue a Aqua de todas sus predecesoras: Aqua es el punto central de su trío protagonista. Aqua es Sora. Y colocar a Aqua en esta posición tiene un significado importante no sólo en la saga actual, sino de cara al futuro, a su papel en Kingdom Hearts III. Es importante recordar que A Fragmentary Passage no es más que el prólogo de esta tercera entrega numerada, y eso tiene un significado: Aqua es la protagonista del prólogo de Kingdom Hearts III, como Roxas lo fue en Kingdom Hearts II. Y nadie duda de la importancia de Roxas en esta historia.

Al contrario que ocurre con el resto de mujeres, Tetsuya Nomura ve a Aqua como un personaje y no como un elemento más, o un recurso para ayudar a entender a otro personaje masculino (generalmente Sora, o Roxas). Ve a Aqua como alguien muy importante en la historia, una protagonista de verdad, no de paja. Es por esto que Aqua gusta más, porque Nomura quiere que guste.

Pero esto es un arma de doble filo, y aquí es dónde empieza la verdadera cuestión: ¿Es Aqua tan buen personaje?

¿Recordáis lo que comentaba con Larxene y Naminé? ¿O cuando hablaba de Xion siendo “perfectamente buena”? Seguramente no, porque este artículo se está haciendo más largo que un día sin pan, pero por si acaso os lo recuerdo.

El problema de las mujeres en Kingdom Hearts es que no tienen grises, sólo blancos o negros. Esto convierte al personaje en un personaje plano, sin matices.

“Pero, Alba, es una historia 50% Disney” Sí, y Maléfica es un personaje más complejo que Kairi y esto debería preocuparnos.

Riku, Axel, Terra o incluso Sora tienen escalas de grises en sus acciones. Sora, siendo casi un ser de luz, se comporta como un cretino en algunas ocasiones, como en el Castillo del Olvido. Todos cometen errores, todos pecan de osadía, de egoísmo o de envidia en algún momento. Pero no dejan de ser buenos, o de posicionarse en el espectro de la bondad. Incluso Axel.

Kairi pasó de ese toque un poco menos dulce y más travieso del primer juego a ser la pobre chica amable que está en apuros que vemos a partir de Kingdom Hearts II. Y, desde luego, Kairi jamás hace nada que pueda ponerse en duda. Por otro lado, en Chain of Memories les faltó tiempo para responsabilizar de todas las acciones de Naminé a Marluxia; ella no quería, él la manipulaba. ¿Cómo iba Naminé a idear algo tan malvado? Ella es buena, es dulce. ¿Y Xion? Xion perjudica a Roxas siempre sin saberlo, igual que por ella no despierta Sora; es todo un plan de Xemnas, ella no tiene la culpa, la están usando y -al final- decide sacrificarse porque es lo que una buena chica haría.

Todas son muy buenas, ninguna va a hacer nada que pueda entorpecer al protagonista, y si lo hacen siempre será porque un hombre muy malo las ha obligado contra su voluntad. ¿Pasa lo mismo con Aqua?

Sí. Aqua es buena, Aqua es maravillosa, Aqua se preocupa por su amigos, Aqua arregla todo lo que Terra hace mal, Aqua está posicionada con la Luz y nunca duda. Ni siquiera levanta la voz para decir que Terra está haciendo el imbécil, o le da un tirón de orejas a Ventus y se lo lleva derechito a casa. Aqua vela para que todos estén bien, y siempre toma las decisiones correctas, pero nunca osa posicionarse por encima de sus dos amigos, aún teniendo un rango superior al suyo.

Aqua no hará nada que pueda provocar que el público se enfade con ella, porque Nomura así lo quiere. Quiere que la amemos, y si Aqua hace algo mínimamente cuestionable, caerá la ira sobre ella.

Es curioso ese temor, cuando Axel o Riku -personajes con ética muy cuestionable en algún punto de la historia- son de los favoritos de los fans. Es curioso este temor cuando Sora, favorito en Japón, pecó de osadía en Kingdom Hearts II, despreció a sus compañeros en Chain of Memories o incluso suspendió la Marca de Maestría. Ninguno de estos personajes masculinos son perfectos, y sin embargo el público los adora.

Pero Aqua tiene que ser buena, como todas las demás. Tiene que ser perfecta.

¿Es un problema de Nomura, o un problema del público? ¿Por qué somos tan exigentes con las acciones de los personajes femeninos? ¿Por qué las odiamos con tanta facilidad? Nuevamente, volvemos al mito de la santa y la puta. Tradicionalmente en ficción no se consideraban los grises para un personaje femenino, y si los tenía, rápidamente era una puta. ¿Ejemplos de esto? Katherine Pierce y Damon Salvatore, de The Vampire Diaries.

Sí, igual no habéis visto la serie, pero os lo resumo un poco: ambos son personajes muy grises, que debido a su historia han tenido que hacer cosas muy malas, pero que al mismo tiempo muestras atisbos de bondad en algún momento. El mundo los ha forzado a ser malos. Aunque, si os soy sincera, el mundo se portó peor con Katherine que con Damon, pero ese es otro tema. Bien, pues mientras que el señor Salvatore se ganó la misericordia de los espectadores, Katherine fue odiada y -por supuesto- vista como villana por todos, incluso por la propia serie. Que lo es, no os lo niego, pero la respuesta fue mucho más comprensiva con él que con ella, cumpliendo ambos los requisitos para ser unos villanos. Katherine era la puta, pero Damon era el pobre incomprendido.

Son casos extremos, pero pensemos en lo rápido que olvidamos todo lo que Riku hizo en el primer Kingdom Hearts: olvidamos que dejó a Sora y Kairi atrás, que destruyó su hogar sin importarle quién muriera, que secuestró a Pinocho para quitarle el corazón, que secuestró a tres princesas de Disney… ¿Olvidaríamos todo esto si quién lo hubiera hecho fuera Kairi? O, si Aqua hubiera caído en los engaños de Xehanort y hubiera matado a Eraqus… ¿la querríamos tanto?

Tal vez no seamos capaces de responder con sinceridad a esto, porque no ha pasado, pero seguramente tanto Kairi como Aqua dejarían de ser unas santas. Y cuando dejas de ser una santa, sólo te queda ser la puta.

Nomura es sólo una víctima más de esta práctica que vemos como normal, que está muy implantada dentro de nuestra cabeza y que es difícil deconstruír, pero al mismo tiempo él mismo la sigue alimentando. Es la pescadilla que se muerde la cola.

Aqua es el único personaje femenino escrito decentemente en esta saga, pero también puede terminar pecando de plano por la cobardía de Nomura. Aqua funciona porque aún le queda historia por delante, pero necesita evolucionar. Y que Aqua sea tan perfectamente buena no sería algo tan negativo si no fuera porque sus tres predecesoras lo son, y porque las que vienen ahora tampoco rompen con estos esquemas.

¿Qué es Aqua? Aqua es la enésima promesa de esa persona que te ha fallado demasiadas veces; quieres creer, pero te cuesta.

Ava, Invi, Skuld y Stracciate- Strelitzia

The Four Horsewomen of… What?

No sabéis la pereza que me da hablar del Chi/Unchained/Union Cross. No os hacéis una idea.

Y no sabéis lo ridículo que es pensar que el Kingdom Hearts en el que más mujeres relevantes se introducen es en el juego de móviles. Y que encima sea cogido con pinzas.

Para resumir, KHUX trata la historia sobre lo que sucedió antes, durante y algo después de La Guerra de las Llaves-Espada. Se ubica unos ¿100, 1000? años antes de los acontecimientos que conocíamos hasta ahora y nos muestra los conflictos entre los miembros de las cinco Uniones encargadas de recolectar Lux.

No os voy a engañar, abandoné KHUX hace tiempo por razones que cualquiera que haya jugado entendería, así que estoy haciendo de tripas corazón para afianzar lo que sabía de base de todo esto y hablaré brevemente de cada personaje. Pero muy brevemente, estamos hablando de un juego de móviles que te da una historia a cuentagotas y, sorpresa, no suele ser sobre estas muchachas.

Por un lado, tenemos a las augures y líderes de las uniones Vulpes y Anguis, Ava e Invi respectivamente. De estas dos, destacamos a Ava, porque Invi es algo así como Randall de La Banda del Patio pero en siesa. Pues Ava es, vaya por dios, la más buena y dócil de los cinco augures; es muy buena, se preocupa por todos y busca la paz, y en consenso, y la unión, y… Vaya, Ava es Albert Rivera. Pues eso, que Ava es -como toda mujer de Kingdom Hearts que se precie- un cacho de pan que, si hiciera algo malo, sería claramente por manipulación de algún hombre. Que, más o menos, así es. Ava tiene su iniciativa, que es evitar que la Guerra de las Llaves-Espada ocurra, y presenta ciertas dotes de líder, pero obviando lo que vemos en Back Cover, es Ephemer por quién sabemos gran parte de todo esto (al menos en Chi y Unchained). Pero, más allá de eso, Ava es un personaje más que sigue estos patrones de chica buena y justa que jamás haría nada malo y que jamás sería desagradable con nadie.

Por otro lado, tenemos a los personajes que toman un mayor protagonismo de cara a Union Cross (que espero que sea el final de esta tortura), Skuld y Strelitzia. Y sí, tengo el nombre copiado en el portapapeles para que no se me olvide. Se presume que Skuld y Strelitzia son las líderes de las nuevas Uniones, pero a Skuld la conocemos de antes, en Chi. Aunque, claro, si sólo habéis visto Back Cover no la conoceréis, porque prescindieron de ella para las escenas. Durante Chi hay una cosa que nos queda clara: Skuld actúa motivada por Ephemer. Cree en él y en su lucha y, de alguna manera, entendemos que es él quien le inspira; Ephemer era su primer y único amigo. No sabemos mucho más de ella, pero menos aún sabemos y sabremos de Strelitzia, personaje que nos presentaron para asesinarla semanas después e introducir al verdadero nuevo líder, Lauriam, Marluxia antes de ser Incorpóreo. Muy original. Y nos deja con un grupo de cuatro chicos y una chica.

Así que tenemos, por un lado, una santa y una planta y, por otro, un personaje de diseño genérico que ni siquiera apareció en el recopilatorio de 2.8 y otro que ha muerto antes de verlo nacer. Pero no os preocupéis, Strelitzia ha muerto con la imagen de santa y mártir, como todas las demás.

No quiero hablar mucho de estos personajes, porque al fin y al cabo pertenecen a una historia aún en desarrollo y se conoce entre poco y nada de ellas, pero lo poquito que conocemos ya pinta mal. Nomura sigue sin atreverse a experimentar algo que se aleje del esquema ya repetido hasta la saciedad, y por esto señalé el problema anteriormente en Aqua.

¿Qué son Ava, Invi, Skuld y Strelitzia? Los cuadros que colocas en la pared de tu casa. Cuando vienen visitas a casa de Nomura, él los enseña y dice “¿Véis como si hay mujeres en mi historia?”

¿Por qué es importante la representación femenina?

La representación es importante. En general. La representación de género, orientación sexual, raza, etc. es muy importante. Bebemos de la ficción, creamos estereotipos, prejuicios o creencias muchas veces en base a la ficción, sin darnos cuenta; los medios son un elemento de socialización muy importante a lo largo de nuestras vidas, y siempre nos influyen, aunque creamos que no. Si no vemos algo en ficción, podemos creer que no existe; si lo vemos de determinada manera siempre, creemos que siempre es así, o que debe ser así.

Es importante vernos, saber que existimos.

La representación femenina en Kingdom Hearts es un problema. Que un desarrollador sea incapaz de incluir personajes femeninos de forma natural a su trama es un problema, que estos reproduzcan siempre los mismos roles es un problema, que sólo se usen como recurso y sea casi imposible empatizar con ellos es un problema.

Pero como seguro que vais a cuestionar todo esto, vamos con datos. Números. Hechos objetivos.

¿Recordáis la comparación que hice entre las apariciones de Riku y Kairi a lo largo de la saga? Vamos a hacer esto. Vamos a coger a los personajes principales de los tríos protagonistas de la saga (incluyendo a Naminé) y hagamos un gráfico rapidito con sus apariciones:

Las “apariciones reales” no contemplan las apariciones que se limitan a la cinemática final del juego o a contenido extra (Jefes Secretos)

Podemos afirmar, con los datos aquí presentes y en una presunta igualdad de condiciones en cuanto a importancia, casi ningún personaje femenino aparece más veces que uno masculino a lo largo de la saga; Naminé superando a Terra es la única excepción. Incluso en el caso de Aqua, ella aparece en menos juegos que sus compañeros.

¿Es esto un problema? Sí. Parece una tontería, pero no lo es. Si simplificamos aún más esta comparación, nos encontramos con cinco personajes masculinos controlables frente a uno femenino. La proporción no es que no sea equitativa, es que es un chiste.

“Pero, Alba, ¿qué problema tenéis las mujeres con llevar personajes masculinos”

Ninguno. De hecho, suelen tener más problemas los hombres que las mujeres, sólo basta ver las reacciones cuando la protagonista de un producto de ficción es una mujer. Pero estamos ante un hecho objetivo: las mujeres existen, son literalmente la mitad de la población y están infrarrepresentadas. Y la poca representación que tienen, es mala. No me importa llevar a Sora, puedo sentirme identificada con Sora, pero seguiré teniendo esa sensación de que no existo. Porque así funciona la representación y la falta de ésta; termina siendo excluyente.

Y, además, si yo puedo identificarme con un hombre, ¿por qué tú no puedes identificarte con una mujer, si te identificas con animales, dioses y cualquier tipo de cosa que no sea una mujer?

“Pero, Alba, es que las mujeres no jugáis a videojuegos”

Falso. Las mujeres jugamos a videojuegos, y cada vez más. No es una afición exclusiva de hombres y, si lo fue alguna vez, ha dejado de serlo. Alrededor de un 47% de jugadores españoles son mujeres (fuente). Claro que jugamos a videojuegos, pero por alguna extraña razón se sigue pretendiendo que no es así.

Y, vamos a ir más allá. ¿Cuántas mujeres juegan a Kingdom Hearts?

No he podido encontrar estudios de esto por ahí, quizá por ser demasiado específico, así que decidí hacer mi propio muestreo y lancé una encuesta de Twitter. Es un poco más limitada, pero para hacerme una idea aproximada; además, teniendo en cuenta que el target de Kingdom Hearts ronda los hombres y mujeres de entre 12 y 30 años, Twitter no era un mal lugar para hacerlo.

Y tengo una sorpresita:

No es que las mujeres juguemos a Kingdom Hearts, es que hay más mujeres que jugamos a Kingdom Hearts que hombres. Y no es que me sorprenda, pues es una saga que siempre me ha dado la impresión de contar con un gran público femenino. Así que, bueno, este producto también va dirigido a nosotras, y lo consumimos, así que me parece que tenemos derecho a opinar sobre él. ¿No debería Nomura empezar a pensar en nosotras?

Y, aunque Kingdom Hearts no tuviera tantas jugadoras… ¿acaso eso impide que aparezcan mujeres? ¿Hace que dejemos de existir?

Escribir personajes diversos o incluir una representación consistente son unos retos que el desarrollador y diseñador debe afrontar, a nivel narrativo y visual. Aportan riqueza a la historia, despiertan la empatía de más jugadores, pueden abarcar nuevos conflictos y un desarrollo diferente. ¿Por qué esto tiene que ser malo? Nunca dejamos de aprender, y por supuesto Tetsuya Nomura no nació sabido, pero eso no significa que no pueda aprender.

Y, como siempre digo, si te gusta algo, sé crítico con ello. Si queremos que los videojuegos sean considerados un arte, tenemos que verlos como tal, buscar que estén en continua mejora. Y eso no sólo se aplica a sus gráficos, su jugabilidad o su historia; sino a la forma de contarla, a cómo tratas a los personajes y a lo que aportas al jugador a nivel personal.

Una crítica constructiva no significa que odies algo, puede significar que te guste tantísimo que quieres hacer todo lo posible para que mejore, en todos los aspectos.

Esperemos que, algún día, esta tragicomedia dirigida por Tetsuya Nomura tenga un final feliz.