Preludio:

La corrección política | Libertad de expresión |

Antes de comenzar con este articulo, hay que aclarar varios puntos para que el contexto quede claro, y podamos entrar a fondo en el tema.

La corrección política, o el lenguaje políticamente correcto como se le conoce coloquialmente es un término utilizado para describir: lenguaje, ideas, políticas que se considera que buscan minimizar las ofensas a grupos étnicos, religiosos o de cualquier otra índole. De manera similar, el término políticamente incorrecto describe a aquello que podría causar ofensa.

El término y su uso es altamente polémico. Suele utilizarse con un significado peyorativo o irónico por quienes expresan preocupación porque el discurso público, la ciencia o los ámbitos académicos puedan estar dominados por puntos de vista excesivamente acríticos con determinados postulados.

En el mundo occidental de hoy, tales postulados incluirían el homosexualismo, la negación de las razas humanas y el Holocausto, entre otras muchas cosas. Antiguamente, el poder político dominante perseguía y silenciaba a toda oposición calificándola con las etiquetas ad hominem de “hereje”, “bruja”, “blasfemo”, “adorador de Satanás”, etc.

Con el pasar del tiempo el poder político se transfirió a los beneficiarios de las últimas guerras mundiales y, en consecuencia, para desacreditar a toda oposición, ahora las etiquetas usadas son “racista”, “intolerante”, “extremista”, “xenófobo”, “homófobo”, “machista”, “sexista”, “nazi”, “facha”, “fascista”, “nazifascista”, “supremacista”, “antisemita”, “ultraderechista”, “ultra”, etc.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Eduardo Rubalcava’s story.