3 simples pasos para empezar cualquier cosa

Por más complejo que sea, cualquier cosa puede empezarse con 3 pasos

Hace ya casi una década tome entre mis manos por vez primera uno de los libros más importantes de mi vida –Los 7 hábitos de la Gente altamente efectiva–.

El conocimiento que el Dr. Covey comparte en este texto, determino un cambio en mi percepción, en mi forma de operar y comportarme. Más que simplemente ayudarme a ser un mejor profesionista, me convirtió en un mejor ser humano.

El Dr. Covey propone 7 hábitos para incrementar la efectividad de las personas. 7 hábitos que son a su vez iterativos y mantienen estrechos lazos entre si.

• Se proactivo

• Empieza con un fin en mente

• Pon primero lo primero

• Pensar en Ganar — Ganar

• Procura comprender primero y después ser comprendido

• Establece Sinergias

• Afilar la Sierra

Si quieres aprender más sobre el libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, puedes comprar el libro en Amazon.

Si no estás muy familiarizado vamos a hablar en general de los 3 primeros hábitos del libro. Se proactivo, Empieza con un fin en mente y Pon primero lo primero.

Se Proactivo

Esta es una afirmación indicativa. Más que una opción. Es un lineamiento que se debe adoptar para ser altamente efectivo.

Ser proactivo es responder en una forma inteligente a los estímulos de tu medio ambiente. En lugar de reaccionar a lo que sucede. Una persona proactiva Decide Conscientemente que acción tomar ante cada estimulo.

Empieza con un fin en mente

Para llegar al lugar en el que quieres estar debes trazar una ruta. Es decir determinar cuales son los pasos que tienes que cumplir para alcanzar tus objetivos. Esto tiene que ver mucho con planear y establecer objetivos realistas.

Este es el proceso de solución de un problema. Donde determinamos con precisión el proceso a seguir.

Pon primero lo primero

Lo que importa más, jamás está a merced de lo que importa menos.

En todas las sociedades — Pero en especial en las latinas– nos encontramos con muchos hombres del ayer. El típico cliente o jefe que te dice: “Lo necesito para ayer”.

Este tipo de expresiones, aunque pintorescas, reflejan una debilidad organizacional y de planeación significativa que debe de ser tomada en cuenta para el crecimiento de la empresa.

El más grande problema es que en estos ambientes, todo es urgente, pero nadie comunica con eficiencia lo que realmente es importante.

El Dr. Covey propone organizar tareas de la siguiente manera. Prepararlas de acuerdo a un orden de importancia y urgencia.

Donde el eje Y ex Importancia y el eje X representa la urgencia.

Es simple. A la hora de determinar la prioridad de tus pendientes debes de empezar por aquellas cosas que son importantes y urgentes. Después balancear el resto entre los urgentes e importantes. Y dejar para el final las cosas que no son importantes ni urgentes.

Empezar Siempre es Difícil

Para la mayoría de las personas, entrar en un estado de flujo y concentración es una tarea compleja.

Una alta concentración y el estado de flujo son los principales factores que influyen en la solución de problemas. Matemáticamente podemos decir que nuestra capacidad de solucionar problemas es directamente proporcional a nuestra concentración y estado de flujo, e indirectamente proporcional a las distracciones del ambiente.

CSP = Concentración x Estado de Flujo / Distracciones

Memoria muscular
Mucha gente considera que: Decidir salir de la cama es el primer paso en el día. Quizá lo es –En un sentido por demás cronológico–, pero esto debe ser un reflejo más que una decisión.

Vestirte excelentemente bien y llegar más temprano que los demás a la oficina también debe ser memoria muscular.

El problema real empieza cuando tienes que hacer cosas.

En especial en la era moderna donde los trabajos requieren de un proceso de pensamiento más que de repetición de procesos mecánicos.

El primer paso es por tanto lograr que ser proactivo, levantarse temprano, vestirse bien y llegar más temprano que nadie a la oficina sean un hábito.

2. Todo comienza con una idea

Empieza con un fin en mente. El Dr. Covey nos enseña que todo aquello que se hace se crea dos veces.

Esto es, primero se concibe una idea de solución, y después se implementa.

Ser proactivo es tu boleto de entrada a empezar algo. Una vez adentro tienes que ejecutar un proceso de toma de decisiones y evaluación de alternativas que te lleva a determinar la mejor solución posible para cualquier problema.

En matemáticas te enseñaron a despejar variables para poder encontrar los valores de una ecuación.

Para encontrar la solución correcta debes contar con el número concreto de constantes y variables. Conocimiento de procesos actuales, análisis de alternativas y posibilidades.

Este es un proceso lógico. Tienes que activar la parte de tu mente que descifra cosas. Despertar a tu pequeño Sherlock Holmes y postular teorías que te ayuden a entender lo que sucede.

Una vez que cuentas con una hipótesis lo suficientemente solida puedes seguir adelante.

3. Proceso de Implementación

Eres increíble. En este momento de tu día o en de tu proyecto ya obtuviste la determinación para actuar siendo Proactivo.

Ya cuentas con una solución al problema debido a que Empezaste con un Fin en mente.

Ahora lo único que te falta es Implementar.

Implementar es el proceso donde tienes que utilizar tus capacidades de planeación. Es decir. Aquí es donde disciernes lo que es importante de lo que es urgente.

Advertencia: Este proceso puede ser un poco radical debido a que puede tirar tus preconcepciones por la borda del barco y forzarte a empezar de nuevo.

Tu idea esta genial, pero la factibilidad de implementación puede no ser tan sencillo como anticipaste. En ese momento todo el tiempo que invertiste se convierte en una inversión rentable. Descubriste una forma de no hacer lo que quieres. Y eso te puede abrir la puerta a la solución correcta.

En este momento, no tienes que regresar muy lejos en el proceso, y lo que es más cuentas con motivación adicional debido a que ahora no vas a cometer el mismo error.

Una vez que la solución propuesta es factible, el proceso de implementación es sencillo. Solo tienes que ejecutar un paso a la vez. Realizar una tarea a la vez. Tarea por tarea hasta que cumples con el objetivo.

Este proceso de implementación es lo disipa las dudas y permite que empezar cualquier cosa sea más sencillo.

¿Cuál es el paso número 1?

Lograr que salir de la cama, decidir ser proactivo, vestirse de lo mejor y llegar más temprano que nadie a la oficina se conviertan en un hábito.

Si te gusto este artículo por favor haz click en el botón recomendar.

Mi nombre es Iaax Page. Soy consultor en Comercio Electrónico y Desarrollador de Software profesional.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Iaax Page’s story.