Más que Contribuciones Pragmáticas

Elevar el nivel de competencia para reconciliar el arte y la ciencia

Han pasado más de 50 años desde que el libro “Las dos culturas” fue publicado. En este título, C.P Snow presenta un análisis de la vida intelectual de la cultura occidental y como tiende a divirse entre arte y ciencia.

En el artículo 5 Enemigos del Emprendimiento, cito el complejo de artista como un enemigo del emprendimiento.

Aunque estoy seguro de que existen formas de reconciliar las diferencias, estás no podrán ser alcanzadas sin un costo adicional.

El Pragmatismo valora la utilidad

Ser pragmatico implica valorar sobre todo la útilidad y el valor práctico de las cosas.

Ergo. Una contribución pragmatica es una contribución útil y práctica. En el mayor de los casos una contribución de este tipo no necesita estilo o clase deido a que su valor recide en la función y no en la forma –Form follows function–.

Yo mismo soy un defensor de esta forma líneal de pensamiento. Es precisa, es eficiente y resulta en mejores resultados.

El Arte es conceptual y subjetivo

He mencionado antes en el artículo La Esencia del Arte, que el arte es aquello que no puedes comprar pero que deseas tener. Es una valoración subjetiva del proceso, más que del resultado.

¡Arte, es algo que no puedes comprar pero deseas tener!

Mi apreciación de las contribuciones artísticas es que aportan a la humanidad emociones que no pueden ser expresadas por cualquiera de nosotros, pero que todos deseamos tener o experimentar.

Sin embargo, la apreciación del arte es algo muy personal, algo único para cada persona.

Coincidencias

Sea arte o ciencia, cualquier cosa que hagas requiere dedicación. Las personas de éxito verdadero son aquellas con una increíble devoción por las cosas que hacen.

  • Jimi Hendrix practicaba guitarra más de 8 horas al día
  • Los Beatles tocaron más de 10mil horas en un burdel antes de empezar su carrera
  • T. A. Edison fabrico cientos de bombillos imperfectos antes de lograr la solución correcta
  • Bruce Lee era un maestro devido a la cantidad de horas invertidas en su entrenamiento

Dedicación absoluta, Disciplina y Devoción son los denominadores comunes en el éxito.

El hecho de que la forma siga la función es una ley excelente, y sirve como precepto para crear contribuciones pragmáticas.

Sin embargo, para elevar el nivel de competencia se necesita más que el simple hecho de ser pragmático. Se necesita aspirar a trascender.

Elevando el nivel de competencia

Un buen ingeniero es un diseñador de soluciones pragmáticas. Es un creador de contribuciones útiles y funcionales que aportan un beneficio a un sector amplio de la población.

Un gran ingeniero es aquel que se da cuenta que conocer las leyes de la termodinámica es tan importante como considerar la experiencia individual de cada persona que interactua con dichas contribuciones.

Los grandes ingenieros van más alla de la función para convertir sus soluciones en experiencias vivenciales. Tienen pues la capacidad de aportar un valor agregado al producto que lo hace trascender.

Elevar nuestras habilidades a este nivel realización es algo complejo debido al espejismo doble. Mientras más lejos estás de lograr hacerlo, más sencillo parece. Cuando estás justo a la mitad del camino, crees que nunca lo lograras.

Es solo cuando lo logras que realmente lo entiendes por primera vez

El precio de aspirar a este nivel de competencia es sumamente alto y los riesgos son igualmente grandes. Más como cualquier otra carrera en la vida, la única forma de llegar a la meta, es empezar.