Desaforado, Exiliado, Paría.

Y la libertad del desprendimiento


Imagínate que lo pierdes todo. Imagina por un segundo que lo poco que tienes sale por la puerta para nunca regresar.

Solo puedes quedarte con una cosa. ¿Qué es lo que escoges?

Muchas personas seleccionan fotos, recuerdos, pertenencias con valor sentimental. Cualquier cosa que te lleves con vos es un recuerdo constante de las cosas que no están.

Quema tus barcos

Se dice que en épocas del imperio romano, importantes generales tenían a bien quemar sus barcos, y los puentes por los que cruzaban, para hacerle saber a sus ejércitos que no había vuelta atrás.

Dejar ir las cosas que más quieres, o que más crees querer tiene un efecto catártico. Cuando dejas de preocuparte por las cosas que tienes, puedes empezar a ocuparte en conseguir las cosas que quieres.

Ante la duda sigue adelante

Si no sabes que hacer lo peor que puedes hacer es detenerte a esperar.

Mucha gente puede preocuparse por vos. Decirte que lo que estás haciendo no está bien. Pero ese es solo su punto de vista.

Solo vos puedes determinar cual es tu mejor opción. Incluso cuando no tienes la más remota idea de que es lo que deberías de estar haciendo.

En el camino al éxito esconde muchas incógnitas. Variables desconocidas y riesgos no calculados. El granjero de ayer dependía de muchas variables. Pero su variable principal era arar la tierra y sembrar la semilla. El no sabía si las condiciones favorables existirían, pero sabia que haciendo lo que depende de el tiene más probabilidades de tener éxito.

Está bien tener miedo

Sentir miedo es natural. Es una reacción de la amígdala ante una sensación de peligro, donde esta segrega Adrenalina y Acetilcolina para acelerar tu capacidad de respuesta ante el peligro.

Pero si hemos aprendido algo en los últimos artículos es que también tenemos la capacidad de ser proactivos. Tu puedes elegir racionalizar como respondes ante los estímulos del medio ambiente. Pretender ser una persona sin miedo es como pretender saberlo todo, solo cuando eres muy imbécil te comportas así.

Acepta tu condición y Lucha.

Hazte a la idea que lo que había se acabo. Es un hecho. No hay vuelta atrás y en este momento lo único que puedes hacer es seguir adelante.

Nada de tirarse al drama por que se derramo la leche. Solo los cobardes abandonan una pelea por que no creen tener la capacidad para ganar. Se que a veces tu no escoges la pelea, y eso no es justo. Acostúmbrate. Bienvenido al resto de tu vida.

Renuncia a tu fuero, a tu calidad de ser especial, acepta que independientemente de tu crianza y de tu abolengo nadie nunca llegará a darte todo lo que quieres. En especial eso que solo tu puedes conseguir.

Pierde la pose, conquista el miedo y decídete a lanzar un combate frontal contra todo lo que se interponga en tu camino. Recuerda que sin esfuerzo, no hay gloria.

Si te gusta el artículo por favor haz click en recomendar.

Mi nombre es Iaax Page.
Escribo sobre desarrollo de software en http://iaaxpage.com