Vive Como Piensas

Predica con el Ejemplo


Cuando era un joven rapaz –hace no mucho tiempo, por cierto–, vivía en una realidad alterna al resto de mis amigos y compañeros de escuela. Mis amigos me llamaban soñador, decían que siempre estaba imaginando cosas.

En ese entonces la ausencia de responsabilidades adultas me permitía sumergirme en las profundidades de preguntas sin respuesta o aplicación práctica. Preguntas que buscaban ayudarme a entender el propósito de mi existencia.

Cuando era más joven, vivía como pensaba por que tenía el privilegio de mis ideales. El privilegio de pensar que podía escoger sin comprometer. Que podía tomar decisiones sin afectar a los demás y viceversa.

Sabía que todos tenemos 2 alternativas para vivir nuestras vidas. La primera es pensar como vives, la segunda es vivir como piensas.

No se en que momento eso cambio. Creo que vendí mi libertad con mi primera tarjeta de crédito, deje que alguien me engañara diciéndome que necesitaba un trabajo. Me convertí en una víctima de mi condicionamiento y abandone la búsqueda del conocimiento absoluto.

Con el paso del tiempo, me convertí en una persona más cínica, con tendencias a creer menos en la humanidad y muy cerrado a volverme familiar con cualquier persona. Empecé a pensar como vivía.

Está es una de las 2 derrotas más caras que he sufrido en mi vida. En especial por que en esta ocasión tarde mucho tiempo en darme cuenta de lo que había pasado.

Si eres fan de Martin Scorcese, seguro viste su adaptación de la película Infernal Affairs, mejor conocida en América como The Departed.

Martin y su obsesión con la cocaína, además de las espectaculares actuaciones de DiCaprio y Nicholson hacen de esta, una cinta memorable.

Sin embargo, pocos de ustedes quizá recuerdan lo que para mi, es la parte más fundamental de la cinta. La introducción de Nicholson y su tan precisa declaración, de que todo en esta vida es alcanzable, si estás dispuesto a pagar el precio.

No quiero ser el resultado de mi medio ambiente. Quiero que mi medio ambiente sea un resultado de mi.

Esta actitud auto-vaticinada del personaje, le permite convertirse en el jefe de la mafia y plantar a los dos personajes principales uno en contra del otro en situaciones imposibles.

Vivir como piensas es estar dispuesto a pagar el precio por las cosas que quieres de la vida.

Nadie tiene el derecho de hacerte sentir culpable por querer más de la vida. Nadie tiene el poder de decirte que no puedes lograr tus sueños, mejorar tu vida, cambiar tu condición y tu entorno. Solo tu.

Hoy te invito a que como yo decidas vivir en una realidad alterna a la del resto de tus compañeros. Persigue tus sueños, deja de pensar como vives y atrévete a vivir como piensas.

Puedes decirme que es difícil deshacerte de tus responsabilidades adultas. Que no existe una manera de hacerlo aunque en realidad quieras. Pero en el fondo sabes que te estás mintiendo a ti mismo.

Vivir como piensas es renunciar a las actitudes auto-complacientes, si quieres algo, si realmente quieres algo, lo vas a obtener.

Más aún, no solo vive como piensas, invita al mundo a hacer lo mismo. Deja la apatía de lado y toma riesgos. Esto es lo que vas a recordar justo antes de morir, y será hermoso.