El Mises Colombia necesita clases de libertarismo

No es lo mismo ser pedante cuando se tiene la razón que ser pedante cuando 4+4 te da 44

Desde el Instituto Mises Colombia tienen rato atacando a Vanessa Vallejo por sus posiciones paleolibertarias. En la última se van de bruces y la titulan «Clase: Rothbard 101 para la conservadora Vanesa Vallejo» haciendo alusión a una falta de conocimiento de Rothbard en las citas hechas, es una lástima que la erudición no les dure una revisión rigurosa, como ellos demandan de Vallejo. Usando su misma técnica, vamos a darle unas clases al Mises Colombia:

Clase: Rigor 101

Rothbard fue paleolibertario. Rothbard jamás fue New Left. Así que comparar esos dos hechos es comparar peras con manzanas. Las dos son frutas pero hasta ahí. Si se habla de rigor, a empezar por ahí.

Rothbard sí buscó alianzas con la New Left, eso no significa que haya sido proponente de sus ideas ni que le gustaran, simplemente creía en la posibilidad de connivencia en el espectro público aún con las diferencias en el espectro privado. Igualmente Rothbard jamás fue paleoconservador aunque creía en la connivencia con ellos. Al final de su vida, Rothbard estaba convencido que su alianza con los paleoconservadores era más viable y prefería tolerar los antifederalistas que los nihilistas hippies. Esto no ubica a Rothbard, individualmente, más a la izquierda o a la derecha.

Esta diferencia es importante porque ser paleolibertario significa ser conservador cultural, y esto no es por las alianzas que buscaba con los paleoconservadores sino por convicción propia. Sí, Rothbard se declaró a sí mismo conservador cultural, esto no es una interpretación halada de los pelos ni una interpretación simplista ni superficial de qué decía para hacerlo encajar en la visión de cada uno al leer a Rothbard, como sugiere el anónimo (o anónimos) que han escrito todas estas notas.

Es decir, si vamos a criticar a alguien por falta de rigurosidad, vamos a ser rigurosos.

Clase: Coherencia 101

El editorial que citan en el cuál Rothbard habla del Che Guevara, fue sacado de contexto. Las críticas han sido, repetidamente, por uso de “falacias” y sacar de contexto (sumado a no mostrar la cita completa) a Rothbard para encajar en lo que deseas que una cita diga se convierte en una falacia. Más aún cuando saca precisamente la comparación que hacía con Bakunin lo cuál es relevante −y bastante, si no le ven la relevancia simplemente o no saben por qué Rothbard quería a Bakunin o están usando una falacia abiertamente− para darle contexto a esa editorial que Rothbard hizo para la muerte del Che.

«More than any man since the lovable but entirely ineffectual nineteenth-century Russian anarchist, Mikhail Bakunin, Che earned the title of “professional revolutionary.”»

«Más que cualquier otro hombre desde el querido pero totalmente inefectuoso anarquista ruso del sXIX, Mikhail Bakunin…».

Flaco favor le hacen al hilo argumentativo al interpretar esto como un guiño de Rothbard a la New Left en vez de leer completo el editorial y ver que es simplemente expresando su política anticolonialista de siempre (y que además va incluída en el paleolibertarismo) que tuvo Rothbard. Si quieren hacer ver como si Rothbard hubiese cambiado de opinión, se equivocan, fue coherente en su anticolonialismo todo el tiempo y de eso es de lo que se trata el editorial.

Clase: Pedantería 101

Si pretenden mostrarse como eruditos para contrariar a un conservador, preferiblemente no usen como plataforma una página que lleva el nombre del conservador cultural que globalizó el liberalismo clásico. Si van a buscar joder a alguien por no ser riguroso: sean jodidamente rigurosos. Y eso empieza por saber qué es una falacia de autoridad y no confundirla con citar a alguien. Mises precisamente pudo ser todo lo pedante que quiso (y abiertamente) con los pedantes socialistas respecto a la imposibilidad del socialismo porque al menos en su pedantería tenía toda la razón.

Clase: Nom de plume 101

Anónimo es nadie y todos, un pseudónimo es alguien. Esa falta de individualidad es bastante cobarde.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.