Respirar podría ser la tortura más terrible

en el futuro rincón irascible

de la realidad.

No puedo decir más

que lo más que miran tus ojos a la pared para no dejar de mirar,

mientras ojos y boca se cierran
en el resquicio de la ventana de otra vida del presente, más inerte

y más pasada que cualquier cosa.

Más terrible y dolorosa,

más propensa a temerosa que valiente en la muerte de la nada.