Para leer la agenda oculta de Cementos Progreso

Comentarios a los reportajes publicados en Nómada https://nomada.gt/la-agenda-oculta-de-cementos-progreso-i/#comment-140665 y https://nomada.gt/la-agenda-oculta-de-cementos-progreso-y-ii/

Marta Elena Casaús, en su obra Guatemala: Linaje y racismo, establece las principales redes familiares de la oligarquía guatemalteca. Entre estas aparecen los Klee, nunca los Novella como fundadores de este linaje, por eso yo los cito a ellos y no a los Novella en un principio. En la página 131, cuando se remite a la formación de la riqueza de los Klee, Marta Elena cita a Castellanos Cambranes. Esto fue en 1823, que aunque parece la gran retahíla de años, son alrededor de cuatro generaciones. En la página 132 se desarrolla la relación entre los Klee y el régimen de Carrera, dónde, entre otras cosas que se citan, está el nombramiento de Karl Rudolph Klee en el Consulado de Comercio. Dice Casaús de forma literal: “gozaron una gran influencia durante el régimen de Carrera”, de 1840 a 1860. Más tarde cita: “por razones de parentesco y de negocios, tuvieron estrechos vínculos de matrimonio y negocios con los Ubico” (pág. 134) y describe la naturaleza de estas relaciones de 1931 a 1944. Y continua en la página 147: “El matrimonio de María Dolores Klee Ubico con el ingeniero italiano Carlos Novella Damerio, en 1870, será otro enlace que se integra en uno de los monopolios mayores del país, Cementos Novella”, y explica cómo aquí la estrategia no es por parte del apellido Novella, que solo aporta experiencia técnica, sino de los Klee que le otorgan abolengo y fortuna. Será el hijo de estos el que funde Cementos Novella a principios de siglo XX.

En la página 162 cuenta como Oscar Castillo Monge se casa con Marta Montano Midence, hija de Francisco Montano Novella, y así emparenta con la familia Novella. Aquí tienen el árbol genealógico en donde aparecen con hijos y todo. (http://www.genealogy.com/ftm/a/s/t/Laura-M-Asturias/BOOK-0001/0002-0008.html).

�������x8� �q

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Nacho Laclériga’s story.