Louise Cyphre

Eventualmente, a su vez, por turnos, o Jackson o Tarantino se salen de la cuna y se acomodan por fuera de ésta, ya sea en la parte trasera justo junto al calor de la madera del guardaescobas o bien debajo del pliego que cae de la cobija tendida, apropiándose del tapete de lana gruesa que debe arrullarlos como abrazo

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Eucalipto’s story.