te seguí.
te seguí tratando de cubrir el rastro que dejabas de los lugares que visitabas con gente que sí querías.
te escuchaba y te buscaba y de cerca, te seguía,
sin querer que me querieras,
sin buscar que me entendieras.
te seguía tratando de aprender lo que eras.
hasta saber porqué iba siempre un paso detrás y nunca a tu lado.
hasta aprender que era porque iba por el camino equivocado.
la única manera de caminar a tu lado es caminando mi propio camino, no siguiendo tus pasos.