La Ausencia

I.

Duele más tu ausencia,

cuando sé que no estás lejos.

Duele extrañarte sin motivo,

duele también que no hubiera despedida,

ni lagrimas de por medio

que delaten a la noche

la injusta causa de tu partir.

Dueles en los viajes

que no pudimos realizar,

en las fotografías enmarcadas

que nunca nos tomamos juntos

desde algún paisaje de invierno.

Duele tanto como estar encadenado

a tu sonrisa y verla desaparecer

con el viento pronunciando un adiós.

Duele como no encontrar

lo que tanto se ha buscado,

o perder lo más valioso

que se había tenido en la vida.

Dueles más aún

en los abrazos inconclusos,

los besos reprimidos,

las miradas impedidas…

II.

Tu ausencia es como estar sentado

sin poder levantarme de mi silla,

observando como el agua

recorre inevitable lo que es

la crónica de una muerte anunciada,

mirando en silencio

como mi ilusión desaparece

en castillos de arena

con cada grano esparcido.

El agua es como el miedo,

el cual nos aleja constantemente.

Mi deseo,

la silla en la cual me siento todas las tardes

a esperar alguna esperanza renovada,

una nueva razón de existir.

Algún amor que reconstruya en concreto

lo que tú hiciste en la arena,

para que nada ni nadie pueda deshacerlo,

Ni siquiera el miedo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.