Conejos y héroes

Reseña/comentario de La colina de Watership

Cuando uno busca listas de los mejores libros para niños en inglés, siempre sale la novela Watership Down, “La colina de Watership”, en español. Yo nunca había oído de ella, por lo que creo que no es muy difundida en el mundo hispanohablante (al menos no en México). Afortunadamente existe la traducción a español, pero según una búsqueda rápida en Google, sólo me aparece una edición excesivamente sobria de Seix Barral, que creo que no transmite el encanto de la historia. Intentaré hacerle justicia en esta crítica.

La portada de Seix Barral. ¿Les daría curiosidad este libro?

La colina de Watership es de los pocos libros infantiles que podría recomendar a cualquier persona, con la seguridad de que le va a gustar o podrá sacar algo de interés.

El escritor Richard Adams, se basó en las historias que inventaba para entretener a sus hijas mientras viajaban por la campiña inglesa. Empezaron como las aventuras de un par de conejos hermanos, pero el producto final fue un libro de alrededor de 400 páginas en forma de una historia épica de conejos. 
La premisa es: un grupo de conejos escapan de su madriguera a causa de cierta amenaza misteriosa, y deben encontrar un nuevo lugar dónde establecerse. Suena sencillo, pero tiene muchas capas que le añaden complejidad y lo vuelven un libro más interesante de lo esperado. Por ejemplo, el autor modeló el comportamiento y hábitos de los conejos a partir de un estudio llamado “La vida privada de los conejos”, o The Private Life of the Rabbit, del naturalista Ronald Lockley. Esto ayuda a llevar la historia al mundo de los conejos: son racionales, pero no comprenden los objetos humanos y no los utilizan. A diferencia de los animales en otros libros infantiles, no usan ropita ni emulan actividades humanas. El autor también le dio a sus conejos su propio idioma, y hay palabras que aparecen en el libro para conceptos propios del mundo de los conejos y que no pueden ser traducidas directamente a un idioma humano. 
Otro elemento interesante es la mitología de los conejos, que evolucionó como una representación del espíritu “conejoso”, como es natural en cualquier cultura. Estas leyendas y mini-historias que cuentan los personajes dentro de la historia principal son particularmente encantadoras. Tienen personajes fascinantes, como un héroe llamado El-Ahrairah, un conejo audaz que desafía constantemente a sus enemigos y escapa con creatividad de todas las situaciones peligrosas en que se mete. Otro personaje es el temible Conejo Negro de Inlé, quien personifica la muerte y la enfermedad, y es tanto temido como aceptado con resignación entre los conejos, ya que es un elemento natural de la vida. La descripción de este personaje está escrita de una forma muy cautivante:

“Ahora, como todos saben, el Conejo Negro de Inlé es el terror y la oscuridad interminable. Es un conejo, pero es esa pesadilla fría de la que tenemos que suplicarle al Señor Frith que nos libre hoy y mañana. Cuando colocan la trampa oculta, el Conejo Negro sabe dónde se enterró la estaca, y cuando la comadreja danza, el Conejo Negro está cerca. Todos ustedes saben de conejos que arruinan sus vidas por tonterías, pero la verdad es que su insensatez viene del Conejo Negro, pues es por su voluntad que no son capaces de oler el perro o ver la escopeta. El Conejo Negro trae la enfermedad. O también, puede venir en la noche y llamar a un conejo por su nombre: y entonces ese conejo tendrá que ir a seguirlo, aunque sea joven o lo suficientemente fuerte para enfrentar otros peligros. Se va con el Conejo Negro, sin dejar huellas.” 
(Traducción propia)

Poster de Chris Thornley/Raid71

Todos los personajes tienen una personalidad particular, y es fácil encariñarse con ellos. El ritmo de la historia es muy bueno, y siempre estuve emocionada. Cada vez que se encontraban con un nuevo obstáculo, me preocupaba por mis conejos favoritos: por favor, que no les pase nada horrible. Me gustó mucho Fiver, un pequeño conejo nervioso, sensible y con habilidades sobrenaturales. Tiene visiones sobre cosas que aún no suceden y entre todas las aventuras encuentra el tiempo para hacer reflexiones sobre cosas como el mundo de los sueños y el mundo real.

El libro es muy efectivo en construir el espíritu conejoso: es ingenioso, audaz y travieso, y aquellos conejos que niegan esta naturaleza terminan por corromperse. En la historia hay obstáculos, muerte y desastres. Hay héroes y delirios. 
Las comunidades de conejos que encuentran en su viaje representan defectos humanos. La primera de estas comunidades es una madriguera aparentemente próspera, llena de conejos hermosos pero perturbados. Poco después descubrimos su secreto: los humanos dejan comida cerca de la madriguera y los dejan vivir en libertad, pero a cambio de esto los cazan uno por uno. Todos morirán en las trampas, pero no saben cuándo les llegará la hora. Están bien alimentados y viven con cierto confort, a cambio de ver a sus amigos morir uno por uno. Les han quebrantado la voluntad y viven desolados. Esto los lleva a extraños hábitos religiosos: olvidan el folclor ligero de los conejos y lo sustituyen por una religión ritualista propia de una comunidad condenada y sin esperanza. Son víctimas de su negación y de priorizar la comodidad inmediata. Este episodio en particular me pareció muy duro y realista (un pasaje particularmente conmovedor fue el poema de un conejo-poeta que manifiesta su tormento a través de fantasías escapistas). 
La segunda madriguera corrompida que encuentran es Efrafa, una dictadura opresiva. Es una comunidad que fue organizada de forma inteligente para prevenir amenazas pero evolucionó a un gobierno estricto encabezado por un dictador militar. No profundizaré en detalles, pero basta decir que la crítica social que hace el autor en estos pasajes es universal y relevante, y esta es una de las razones por las que le podría recomendar el libro a cualquier adulto.

En general, es una historia muy original, con encanto particular y desarrollada de una forma inteligente. La prosa es ágil y limpia, con muchas descripciones poéticas muy bonitas. También hay citas de distintas obras literarias al inicio de cada capítulo, que nos dan una pista de los sucesos por venir. Esto me gustó, porque me pareció que añadían solemnidad al texto (recordemos que está escrito en la tradición de una historia épica). Cuando terminé la última página, llorando, supe inmediatamente que me había gustado mucho, pero conforme pasa el tiempo me gusta más y más. De repente recuerdo ciertos pasajes y me emociono, o recomiendo el libro a mis amigos y me doy cuenta de que estoy más entusiasmada de lo que esperaba. Estoy muy segura de que disfrutarán el mundo de los conejos: cultura de conejos, virtudes y temores apropiados para conejos, sueños de conejos y la vida particular de los conejos. Es una historia con aventuras tensas y elementos propios de una épica: personajes interesantes, un viaje fantástico, mensajes y comentarios, peligros y heroísmo clásico.

Póster de la adaptación a película de 1978.