Foto de campus party colombia

Raúl Cuero y la fábrica de parques

¿Por qué Cuero exagera? ¿Qué gana con eso? 

Hay varias formas de mirar el escándalo desatado por el artículo de Rodrigo Bernal en El Espectador sobre las credenciales y méritos como investigador de Raúl Cuero. Por lo pronto el énfasis ha recaído en sus declaraciones a periodistas crédulos que han divulgado la historia del hombre de Buenaventura que escapa de la pobreza y se convierte en un investigador reputado en Estados Unidos, con vínculos con varias instituciones, entre ellas la NASA, y un récord de producción que incluye una centena de supuestas publicaciones y un número grueso pero variable de patentes. En perfiles autobiográficos en línea asegura que su hoja de vida “tiene más de cien páginas”.

La mayoría de estas credenciales, como demuestra Bernal, son a lo más verdades a medias para realzar la carrera científica de un hombre con muchos méritos personales, pero no de la relevancia e importancia que se atribuye. Desde hace varios años Cuero ha reiterado esta historia de superación a todo periodista que quiera oírla y gracias a ella se ha promovido dentro del país como un líder y ejemplo científico para los jóvenes. La polémica prevalente se enfoca entonces en la ligereza periodística de todos aquellos que hasta hoy han prestado sus medios para divulgar las exageraciones de Cuero (aunque incluso instituciones como la Universidad de Caldas y la Universidad de Antioquia también le hayan rendido sendos homenajes). Cuero se ha defendido describiendo sus imprecisiones como “cuestión de lingüística” y cuestionando, como si fuera relevante, la carrera científica de Bernal. Los periodistas involucrados han convertido las acusaciones en un asunto de farándula científica o celos profesionales. Esta, en realidad, es una discusión de menor importancia: apenas una constatación más de que el periodismo en Colombia no hace el trabajo que le corresponde y mucho menos si se trata de cubrir temas especializados, como la ciencia.

Cuando se ahonda en la historia de Cuero, sin embargo, surgen preguntas que van más allá del grado de verdad de sus afirmaciones a la prensa o sus acreditaciones como científico. La polémica evade preguntarse, por ejemplo, por qué Cuero exagera. ¿Qué gana con eso? Seguro, en el medio académico es común engrandecer logros dentro de lo razonable, pero la ansiedad evidente de Cuero por lograr notoriedad pública a través de apariciones regulares en medios masivos (y otros menos masivos) es inusual, incluso si es por razones puramente egocéntricas (o de “búsqueda de fama”, como dice Pere Estupinyà en esta magnífica revisión y comentario al cubrimiento periodístico del escándalo). Otra pregunta evadida incluso por Bernal es cuál es la naturaleza del “Parque de la Creatividad” o “International Park of Creativity” (IPOC), una entidad fundada por Cuero (y por la que abandonó su trabajo en la universidad en Texas) que, según su página web, cuenta con varias sedes alrededor del mundo y promueve la innovación y la invención en biotecnología entre jóvenes. La opacidad de la información que proveen en línea impide discernir cuáles son sus actividades, dónde queda, cómo funciona, quiénes, además de Cuero, trabajan ahí y, más importante, cómo se financia. La respuesta conjunta de estas preguntas permite entrever el verdadero alcance si no propósito de las exageraciones reiteradas de Cuero.

De parques, campamentos y contratos

Mapa de supuestas sedes de IPOC en agosto de 2012 (¿Tel Aviv queda en Irán?)

Como dije, cuesta encontrar información sobre el IPOC. Parece que no contara con instalaciones físicas. No hay direcciones ni teléfonos en su página web. Tampoco nombres de encargados fuera de una larga biografía elogiosa de Cuero donde obviamente reitera (o reiteraba hasta hace poco) sus supuestos vínculos con NASA y su récord amañado de publicaciones e invenciones. Aseguran que cuentan con sedes en varios lugares del mundo pero no hay un sólo dato para comprobar su existencia. Una búsqueda en línea de la sede que dicen tener en Tel Aviv resultó infructuosa. No hay ningún investigador mencionado que no sea Cuero o alguno de sus “jóvenes inventores” colombianos. Dos escolares israelíes asistieron a un campamento de Cuero en Estados Unidos y Cuero visitó alguna vez un colegio en Israel. Tal vez a eso se refiere con una sede allá. Una vez más, todo parece una patraña para darle un carácter internacional, lo que siempre conviene a la hora de presentarlo en sociedad, especialmente en Colombia.

¿Y cómo se financia el IPOC? De nuevo, no hay información disponible. Una búsqueda de la página web de contratos del estado colombiano arroja algunas pistas dicientes aunque incompletas. Aparecen contratos con las alcaldías de Manizales, Bucaramanga y Bogotá, cada uno por sumas de entre cien y trescientos millones de pesos para organizar “Campamentos de Jóvenes Inventores” o montar nuevas sedes del “Parque de la Creatividad”. Y esto sin contar el dinero que pueda haber invertido la industria privada. La representante legal de IPOC en estos contratos (y mentora ocasional de campamentos de invención) es Lina Clemencia Sánchez Bustamante, odontóloga manizaleña que antes oficiaba como directora de Fundaglobal, una entidad promotora de “emprendimientos” de la que no se encuentra mucha información en línea. En el contrato con Manizales, por 110 millones de pesos y fechado en noviembre de 2010, las credenciales de Cuero son usadas como aparte de la justificación para otorgarlo:

“[L]os Parques de la Creatividad son iniciativa del Dr. Raúl Cuero, PhD en microbiología, científico inventor y Profesor Distinguido de la Prairie le A & M University Texas A&M University System, investigador Principal del SynBERC, U. de California Berkeley. Es uno de los latinoamericanos con mayor número de invenciones (8), algunas patentadas y otras en proceso. Pionero en biología sintética, último paradigma científico con otros de MIT, Berkeley, Harvard. En diciembre 5 de 2007 recibe un reconocimiento de la Nasa donde es Ca-investigador por la importancia para el planeta tierra de sus desarrollos Científicos.”

Las pesquisas de Bernal demuestran contundentemente que cada una de estas afirmaciones es discutible si no falsa. Cuero en sus respuestas ofendidas al artículo de Bernal asegura que nunca se ha presentado como investigador de la NASA. En este contrato, al menos, lo hace, así como en su hoja de vida disponible en el sitio web del IPOC, donde se presentaba como “Científico/Investigador y colaborador de la NASA en astrobiología y biogénesis” hasta hace pocos días. Tras el artículo de Bernal cambió la redacción y ahora dice ser “Colaborador de la NASA en astrobiología y biogénesis”. La diferencia es minúscula pero esencial.

El contrato con la alcaldía de Bucaramanga, Ecopetrol y la sede en la ciudad de la Universidad Pontificia Bolivariana ilustra a la perfección la forma de operar de IPOC. En octubre de 2009, las tres entidades se comprometen a aportar en conjunto alrededor de 250 millones de pesos para un proyecto denominado “Implementación del Parque de la Creatividad para Bucaramanga y Santander”. El aporte de la ciudad es de 99 millones. Por seis meses, IPOC se compromete a coordinar la formación de diecisiete estudiantes de últimos grados de colegio para que desarrollen proyectos propuestos en un campamento realizado en las instalaciones de la UPB a mediados 2008. Prometen desarrollos tecnológicos e integraciones entre empresas y universidades. No es claro qué pasa después. No hay reportes de resultados o invenciones ni anuncios de actividades. Cuatro años más tarde, no hay nada parecido a un “Parque de la Creatividad” en Bucaramanga ni una explicación de la suerte de la inversión.

Del campamento en la UPB en 2008 (25 de julio al 8 de agosto) se sabe un poco más. En un artículo del periódico de la universidad de octubre de 2008 se reporta que “el evento se realizó en las instalaciones de la UPB, con la mentoría de científicos internacionales de Estados Unidos —John Withney, Gloria Withney, Heladio Ibargüen, Patricia Gras—, Israel —Shimon Barell— y Ghana —Otti Peggy.” Ibargüen es un biólogo de Buenaventura que trabaja como investigador en cáncer en Houston desde 1990; Gras es una periodista latina para PBS Houston que hizo un reportaje sobre Cuero; Barell parece ser un profesor del colegio en Israel que Cuero alguna vez visitó; y Otti Peggy (en realidad llamada Peggy Oti‐Boateng) es una investigadora en tecnología de alimentos de Ghana que trabaja como consultora. Del resto no se encuentra mayor cosa. Este evento, nos informa un artículo en otra publicación de la UPB, fue apoyado “por el Instituto Colombiano de Crédito y Estudios Técnicos en el Exterior (Icetex), Ecopetrol Insituto Colombiano del Petróleo, La red de Universidades (Unired), la Comisión Regional de Competitividad, la Universidad Industrial de Santander (UIS), Corasfaltos, Dana — Transejes, La Caja de Compensación Familiar Comfenalco, Alianza Rumbos y Pensemos S.A.” En los reportes de la universidad sobre el campamento y la posterior “implementación del parque de la creatividad” son frecuentes las menciones a la supuesta vinculación de Cuero con NASA. Esa es su principal carta de presentación, sin duda.

Cuero con el certificado de reconocimiento que le entregó la NASA tras recibir la patente de su invención financiada por ellos

La suerte del parque de la creatividad en Manizales tampoco es clara. Un artículo en el periódico La Patria del 18 de marzo de 2013 revela que la posibilidad de construir instalaciones para el parque ha sido cancelada por falta de financiación (necesitaban alrededor de 3.000 millones de pesos) aunque Aguas de Manizales y la fundación Luker siguen aportando plata para su sostenimiento en una sede temporal. Aguas de Manizales, en particular, prometió 350 millones para los próximos dos años. No pude confirmar si el contrato se oficializó. La alcaldía de Manizales, por su parte, abandonó el proyecto después de que Eduardo Pineda, secretario de competitividad de la ciudad, expresara dudas sobre las actividades de IPOC:

“Los muchachos van a trabajar allá hasta en las noches, sin ningún tipo de retribución o seguridad social, y, por otra parte, no me quedaba claro de quién era la propiedad intelectual de los inventos, si de el doctor Cuero, o de los jóvenes.”

Supuestamente Pineda intentó contactar a los representantes de IPOC para discutir estos asuntos y no recibió respuesta, así que no renovó el contrato.

La historia del paso fallido del IPOC por Bogotá fue cubierta por El Espectador en este artículo reciente.

Una fórmula general

Esquema de montaje de un “Parque de la Creatividad” tomado de una presentación de Raúl Cuero en Medellín

En cada caso el esquema es el mismo: IPOC convence a una entidad territorial y un par de empresas de que aporten para la implementación de un “Parque de la Creatividad”. En conjunto aportan unos trescientos millones de pesos para empezar y con esta plata se organizan campamentos como el de agosto de 2008 en Bucaramanga. También se coordinan actividades virtualmente. Aparentemente en Manizales cuentan con un laboratorio alquilado donde los jóvenes trabajan sin recibir remuneración, pero esto es opcional. “No es un lugar físico, es un espacio donde se interactúa bajo la mentoría de Raúl Cuero. Puede ser a través de videoconferencias, o cuando él viene al país, o a través de correos electrónicos. Hay lluvia de ideas. Nos ponemos a averiguar y cada uno desarrolla sus habilidades y capacidades. Él te reta y uno asume ese reto”, así describe el parque una estudiante. Cada tanto se reporta alguna invención pero los detalles de estas se desconocen. Aunque se anuncie que están en proceso de ser patentadas no se informa el número bajo el cual fueron publicadas por la Oficina de Patentes (USPTO) ni se ofrece una publicación en una revista reputada que valide el descubrimiento (lo que sería posible una vez se inicia el proceso de patente). Con la tardanza en la respuesta de la patente justifican su falta de resultados y datos concretos. No parece existir ningún compromiso de compartir la propiedad de las patentes con las entidades públicas que financian la investigación. Las sedes de los parques jamás se construyen y las actividades circundantes continúan mientras que el flujo de fondos persista. Ya en otra parte hablé de la naturaleza fraudulenta de algunos de los eventos donde Cuero y sus jóvenes inventores han presentado sus supuestos descubrimientos.

Este esquema explota principalmente los incentivos legales que existen para la contratación de servicios de ciencia y tecnología por parte de entidades públicas. En particular, un contrato de esta naturaleza no requiere licitación. Lo único que se requiere es convencer a un funcionario o a un político de la viabilidad, pertinencia y seriedad del proyecto para que sea financiado. No hay evaluación de especialistas ni contendientes, tampoco hay forma de verificar que los desarrollos prometidos prosperen ni se aclara a quién pertenecen las patentes de ser otorgadas. La visiblidad mediática de Cuero así como sus credenciales discutibles son su argumento central para vender los parques a funcionarios y ejecutivos de empresas. No por nada una de las responsabilidades de Carlos Sánchez Bustamante, director de Marketing y Comunicaciones de IPOC, es “Posicionar la imagen del Presidente/Fundador de la organización, el Científico Raúl Cuero”. Asimismo, hacen énfasis en la existencia de parques similares en otros lugares del mundo aunque ninguno haya sido finalizado y algunos sean esencialmente imaginarios (como el de Israel o el que aseguraban tener en “Africa” hace un año).

El esquema de financiación del IPOC contrasta con la forma como los grupos de investigación de las universidades colombianas acceden a recursos públicos. Esto por lo general requiere un proceso de evaluación por expertos que verifican la experiencia y producción continuada del equipo así como la viabilidad científica del proyecto y el plan detallado de gastos. Para poner en perspectiva los montos de los contratos del IPOC baste decir que mientras que el IPOC recibe 250 millones para un proyecto difuso de entrenamiento de muchachos por seis meses, Colciencias otorga apoyos a grupos de investigación por alrededor de 300 millones de pesos (a veces menos, a veces más) para tres años de trabajo. Estos apoyos financian la investigación de equipos conformados por varios investigadores titulares con décadas de experiencia así como estudiantes de postgrado y técnicos que producen artículos anuales a buen ritmo (de acuerdo a su disciplina) y descubrimientos patentables ocasionales. El éxito del IPOC para obtener financiación para sus proyectos etéreos es de paso una muestra clara de los riesgos de permitir que las regalías para la ciencia sean manejadas por las gobernaciones, con Colciencias reduciendo su labor a la de una simple secretaría técnica. Cuando la ciencia se deja en manos de políticos locales y se diluye cualquier posibilidad de coordinación a nivel nacional y a largo plazo de la inversión pública en investigación, se corre el riesgo de desperdiciar fondos valiosos en proyectos desorganizados, sin rumbo y con beneficios bastante dudosos.


En conclusión, el “Parque de la Creatividad” está más cerca de un proyecto de relaciones públicas de la marca “Raúl Cuero” que de uno de desarrollo científico o tecnológico. Su producto principal son campamentos de un par de semanas con estudiantes de colegio en los cuales anuncian invenciones que por lo pronto no se concretan (también ofrecen campamentos de creatividad para ejecutivos). Basados en estos campamentos obtienen financiación adicional generosa pero parcial para sedes que jamás se consolidan de unos parques de investigación y entrenamiento para jóvenes que suenan fantásticos en el papel y lo serían en la práctica si se implementaran de verdad. Todo esto es envuelto en un discurso manido sobre la “creatividad”, que gusta tanto ahora, y sueños de un impacto económico y social en las regiones, además de un carácter “internacional”. Cuero es un orador hábil con una historia personal que conmueve y motiva por igual. Sabe resaltar sus particularidades. Lleva años cultivando y afinando su historia para que sea efectiva. Trabaja intensamente para promoverla en medios de comunicación porque su difusión la refuerza y oficializa. Con ella convence a ejecutivos y funcionarios de apoyar sus iniciativas financieramente pese a su evidente vaguedad. Sin duda la experiencia de Cuero como investigador y profesor lo hace un mentor e inspirador idóneo de escolares, pero esto no alcanza a justificar los montos de los contratos de los parques. El caso de Cuero no es un problema de egos o torpeza sino la capitalización metódica de exageraciones e imprecisiones respaldadas en el respeto intimidante que inspira “la ciencia” o instituciones extranjeras como NASA entre la gente del común (y los periodistas y hasta los mismos académicos). Cuero vende “parques”, lo que supone lugares físicos, pero en realidad se limita a ofrecer conferencias motivacionales y talleres a precios elevados amparado en la ambigüedad que esto genera y en su prestigio mediático. Por lo pronto parece ser un buen negocio. ▣

Mapa de supuestas sedes del IPOC en octubre de 2013 (En menos de un año desaparecen sin explicación cinco “sedes”. ¿Qué es exactamente lo que pasa?)

Este artículo fue escrito por Javier Moreno con la colaboración de Alejandro Peláez, quien hizo buena parte del trabajo detectivesco pesado de desenredar la maraña de información alrededor de Cuero y sus actividades. Gracias a todos los que aportaron comentarios, sugerencias y datos.