Nada fue suficiente.

Lo que me ofrecías.

Lo que yo era para ti.

Pero lo que tú eras para mí, es lo suficientemente fuerte y doloroso para seguir aquí.

Nunca te lo dije, pero te amé. Vaya que te amé.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Malucienta’s story.