El monstruo de mis amigos

La persistencia de la memoria, Salvador Dalí.

Hace un par de semanas tuve que hacer un test “psicológico” para saber supuestamente cuales son las características más sobresalientes de mi personalidad en relación al trabajo.

Me causó curiosidad ver que mas o menos un 80% de las preguntas que tuve que responder eran sobre el futuro, el futuro esto, el futuro aquello… futuro futuro, futuro.

No pude evitar sentirme alterada ante tanta insistencia, ya que en mi opinión el futuro es un concepto que en la mayoría de veces genera malos sentimientos y es así como me di cuenta:

En diciembre de 2014, dos dias antes de navidad murió Nino, mi perro de un año y medio, trágica y sorpresivamente en circunstancias que prefiero no recordar para no sentir odio por la humanidad (más del que usualmente siento)

Hasta ese momento yo solía dar todo por hecho, pero es justo ese hecho el que me hizo darme cuenta que el futuro no existe, no tienes como saber que te puede pasar de aqui a cinco minutos, hay miles de millones de probabilidades de que algo salga mal, mueras, o que tu vida de un giro de 180 grados y todo como lo conoces ahora… se esfume.

Sí, lo sé, da miedo, pero es justo eso lo que no tiene sentido, ¿Por qué temer a algo que no sabes que pasará? ¿algo inexistente?

Partamos de un supuesto miedo a quedarse sin dinero en el futuro… Bueno, Si entendiste lo que estoy diciendo sabes leer, si estas leyendo esto, tienes una conexión a internet y un aparato que permite hacerlo, probablemente sabes sumar y restar (Algo que yo no hago tan bien como quisiera, pero bueno, no se puede ser perfecta en la vida) por ende debes saber muchas otras cosas más, lo que hace que tus chances de obtener dinero fácilmente sean más altas que las de alguien cualquiera en la calle, por otra parte, si en tu vida hay por lo menos una persona que te quiere, sin importar su situación, nunca vas a estar en apuros económicos. El ser humano puede hacer que el dinero sea infinito, pero el tiempo que pierdes preocupandote por eso no lo es, y no vuelve más.

Es muy recurrente también sentir miedo a quedarse sólo en el futuro, miedo a no concer a una persona con la cual pasar ese “resto de la vida” que nos han metido tanto en la cabeza desde chicos pero yo tengo certeza casi absoluta de que la gente que pasó el resto de su vida con alguien, tampoco sabía que eso pasaría, ¿por qué? porque el futuro no existía cuando se conocieron. Si algo ha de durar, durará… Pero preocuparse por eso no hará que suceda.

Y bueno, hay cosas que sucederán si o si, como la muerte de nuestros seres más queridos, como Nino en mi caso; se sufre y duele sin importar cuanto tiempo pase, pero mientras tanto, nosotros tenemos la fortuna de seguir disfrutando de este mundo (que tampoco sabemos si quiera explotar de aqui a media hora mientras alguien como yo escribe algo como esto) y hay que aprovecharlo.

Hoy en día, para lo único que pienso en el tal futuro, es para planear un viaje, o un reencuentro, para comprar o hacer algo que siempre quise, eso vale la pena, lo sé porque hasta el día de hoy lo pude todo, cada sueño, cada viaje, cada reencuentro, es lo que tengo ahora y no me importa nada más.

Cada segundo pasado es el más grande de los logros y el premio es vivir el segundo siguiente, no hay fracaso, todo lo que haces hoy cuenta y nada es al azar, pero solo hay que dejar que la vida traiga lo que quiera, ser curioso, no miedoso. asi vives mejor y te sientes mejor.

Resumiendo…

A la mierda el futuro.

PD: No chateen cuando estan con alguien más, no se saquen selfies, mírense a los ojos.

Like what you read? Give Ingrid Barragan a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.