Hojas blancas

“PERFUME, LA HISTORIA DE UN ASESINO” FOTOGRAFÍA FUERTE, DAVID. EDICIÓN NARES, INGRID.

¿Hojas blancas? Esta chica lee mucho, observa mucho. Es por eso que es un poco distraída, de ahí viene ese interés. De nuevo, un poco de mensajes ocultos, escritos en blanco, escritos por esa persona misteriosa del que tanto hablo.

Él decía que las hojas blancas dicen más, porque de ahí comienza todo, comienza la historia de esas hojas blancas surgen grandes ideas. -RMA-

Aquellas frases que decían esas hojas en blanco, pero un blanco opaco, no como cuando ves las hojas cuando las compras así de brillantes, incluso con ese peculiar olor a nuevo. ¡NO! Era ese olor como la frase de la película:

“Todo perfume contiene tres acordes. La cabeza, el corazón y la base. Se requiere de doce notas. El acorde de la cabeza contiene la primera impresión que dura unos cuantos minutos, antes de ceder al corazón, el tema del perfume que dura varias horas. Por último, el acorde es la base de la huella del perfume, que dura varios días.”
-”El perfume: la historia de un asesino”

¡Exacto! ¿Exacto? Pensar es el freno de todo. Era ese olor impregnado que se quedo por mucho tiempo, como las letras que forman ese lapicero en esa hoja que se quedaran en el papel más allá de ese tiempo.

“¡VENTAJA! Sobre el tiempo, decadencia, cadenas, imposibilidad, reglamento, intestino, dominar a alguien, no tiene sentido, ignorancia. Un olor azul.” -RMA-
“Palabras en la oscuridad” -RMA-

Les cuento un poco de estas palabras, una persona cercana a este ser humano del que hablo me contó un día que se levantaba en las noches con ideas, las ideas siempre es lo último que muere.

En la noche se levantaba y las escribía, escribía lo que veía a través de sus sueños, también los dibujaba, ¿Cómo sabíamos que era lo que escribía en aquellas noches? Eran palabras sin concordancia que dejaban un mensaje, letras en una cierta combinación hacia arriba y hacia abajo, con grandes espacios para nunca juntarlas.

¿Correspondían a aspectos profundos suprimidos de el mismo?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.