Belleza y bienestar

Sentirnos bien con nosotros mismos es algo que todos queremos. Sin embargo, a veces “belleza y bienestar” parecen conceptos que no están a nuestro alcance. La belleza muchas veces es vista y entendida como algo reservado para unos pocos elegidos que tienen la suerte de tener una forma física concreta. Para los que siguen una moda o encajan en los distintos patrones o ideales establecidos que las tendencias, las revistas y la televisión nos ofrecen. La palabra “bienestar” se ha malinterpretado, asociándola a un estado del que sólo personas que disponen de mucho tiempo y dinero pueden disfrutar. Pero…que pasaría si esto no fuera verdad? Si pudiéramos transformar nuestras vidas conectando con nuestro corazón, el lugar donde reside nuestra verdadera y única belleza? Qué tal si pudiéramos crear un espacio de intimidad para el cuidado, el respeto y la apreciación con nosotros mismos y con los demás? Es el bienestar un estado disfrutado solo en momentos puntuales…o es realmente algo que podemos sostener y cuidar en cada segundo de nuestra vida? Estamos dispuestos a trabajar para conseguirlo soltando hábitos que lejos de apoyarnos nos están enfermando? O la comodidad, la inercia del día a día y su ritmo frenético es tan arrasante que nos impide pararnos a sentir la cualidad desde la cual queremos vivir? A cambio de qué aceptamos estilos de vida que dañan nuestro cuerpo directamente?

Invito a considerar todas estas preguntas. A hacer un stop y reflexionar acerca de si nuestro modo de vivir está apoyándonos para el crecimiento y la evolución o por el contrario lo está obstaculizando.

Esta receta es muy sencilla y puede aplicarse cada día. Una vez la pruebes tu cuerpo se va a sentir tan bien que va a querer más y más! Disfruta de la exquisitez de estar contigo mism@. Son muchos los beneficios que aporta tales como:

- Vitalidad.
- Rejuvenecimiento.
- Alegría.
- Aumento de la confianza.
- Sensibilidad y centramiento.
- Conciencia.
- Aceptación.
- Quietud.
- Armonía.
- Ganas de volver a jugar.
- Ganas de aprender.

Y más…

Ingredientes:

- Responsabilidad.
- Honestidad.
- Compromiso.
- Humildad.
- Aceptación.
- Nutrición.
- Apertura.
- Autocuidado.
- Autoapreciación.
- Celebración.

Procedimiento:

1. Responsabilizarnos de nosotros siendo honestos y revisando las elecciones que hacemos en nuestro día a día. Reconocer con humildad si éstas no están apoyándonos. Comprometernos con nosotros mismos a crear la vida que queremos. Si quieres que el bienestar y el autocuidado estén presentes sigue adelante con la preparación. Aunque no es difícil, requiere de compromiso. Si te da igual por el motivo que sea, deja de leer, no pierdas más el tiempo.

2. Acepta dónde estás y lo que sientes a cada momento.

3. La alimentación tiene un impacto grande en nuestra vida ya que afecta a nuestra salud tanto física como emocional. Quita de tu dieta todas aquellos alimentos que no te apoyen. El alcohol, el azúcar, el gluten y los lácteos son sustancias que tienen un impacto negativo en nuestro cuerpo. Atrévete a experimentar con otro modo de cocinar en el que puedas nutrirte verdaderamente y a la vez disfrutar de los pasos que ya que estás dando.

4. Valórate siempre. Incluso cuando cometes errores o alguien se enfada contigo. Incluso cuando tu entorno no te apoya. Más allá de tus habilidades, los títulos académicos, la posición social, tus notas o forma física…eres un ser humano increíble.

5. Cuida tu cuerpo, establece con él una relación viva en la que puedas sentirlo y darle lo que necesita. Honra la ternura y la delicadeza que hay en ti, esas cualidades innatas que trajiste al nacer. Qué inspirador puede ser eso para los demás! Puedes inspirar a otros a cuidar de sí mismos sólo si cuidas de ti primero.

6. Honra lo que se sientes. Tus sentimientos son muy importantes. Sea lo que sea date tu propio espacio para expresarlo. Sólo tu puedes hacerlo.

7. Celebra y disfruta de ti. Tú, si tú (y esto no significa ser egoísta) eres la persona más importante de tu vida. Una vez que se conectas con quien en verdad eres la vida se convierte en una maravilla. Cada día es una gran oportunidad para celebrarte y apreciarte, para descubrirte y conocerte.

8. Sé tú, es la mejor de tus habilidades. Ya eres perfect@. No te compares con nadie, no tienes que hacer ni demostrar nada. Eres precios@ solo por el hecho de ser tú.

Son muchas las vías para conseguir tu propio bienestar. Esta es solo una manera que funciona. Su proceso puede mantenerse vivo todos los días de tu vida. Tiene un inicio, el momento en que tomas la decisión, pero no un final. Cada día es nuevo y diferente. Que la disfrutes!