quedaba esperándote, mirando por la ventana buscando respuestas, quedaba mirándote en los reflejos que irradian los mármoles de la ducha, quedaba pensándote anhelando recuerdos de tu mirada y tu sonrisa.

realmente te extraño mi vida pero sin vos pude encontrar la salida.

los otoños pasaban y las estaciones me preparaban, te quería de vuelta pero buscarte no iba a ser la respuesta.

pasaron los días y alguien nuevo llego a mi vida.

paso este otoño y de vos ya nada me inspira.

no quiero verte, no quiero hablarte, no quiero tocarte.

el silencio disipa lo que pongas en él pero también lo vuelve incontrolable.

hizo un poco de frío en mi alma, si tengo que decir la verdad, cuando te fuiste pero ahora recordarte no es necesariamente algo que me aislé.

a veces solita en la cocina me acuerdo de tu cara y lloro, me preparo un café y miro el cenicero vacío.

después paso el rato con alguien que me quiere y de tus palabras me olvido.

ya no te necesito.

ya casi no te quiero.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.