Hoy es el primer día, te escribo desde mi silla de madera incómoda, mientras me como un nopal con tomate, cebolla y un poco de queso panela. Antes de sentarme a comer caminé a la Av. principal del pueblo playero en medio de la selva, claro, compré una cerveza. El traje de baño se esta secando en mi cuerpo, la tele esta prendida porque me siento sola, los mosquitos se están dando vuelo con mis piernas…en fin, hoy es el primer día. No de vivir en este pueblo, no de tomarme una cerveza, no de comerme un nopal; hoy, es el primer día que le escribo a alguien que no sea yo.

Like what you read? Give Anónimo a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.