Café Moca Cannabico

Una madrugada antes de que saliera el sol, salió Gallo gritando; “son las 04:20…”

¡Tenemos que fumar!

En ese momento me empezaba a hacer efecto la más reciente innovación culinaria en mi cosmovisión de los productos cannabicos, una forma de combinar el THC, CBD y demás canabidioles con mi amada cafeína.

Treinta minutos después siento los beneficios de este nuevo descubrimiento, como fluye una gran energía por mi cuerpo y amplias ideas en mi mente, me siento productivo, jovial y feliz.

¡Me siento vivo!

Recuerdo mientras veo el amanecer, todos los momentos que he pasado en estos años., desde tristezas, desilusiones, momentos difíciles en los que fui juzgado, apartado y señalado por muchas personas que se decían preocupar por mí, pero que no comprendían en sus paradigmas llenos de vedas ideologías (que tenemos todas las personas) cual era mi cosmovisión.

Pasan por mi mente también, cientos de recuerdos de inmensa felicidad, en los que he podido experimentar el éxito de ver nacer y concluir múltiples días maravillosos junto con proyectos personales y en los colectivos en los que he participado, en los cuales he luchado y ganado muchas batallas y aún más importante he aprendido demasiado de las experiencias que me ha tocado vivir (tanto las que hayan generado beneficios, como perjuicios). Soy consciente de que, si bien he aprendido muchas cosas, aún el camino del conocimiento es muy largo e incluso infinito.

Espero seguir perfeccionando el “Café Moca Cannabico”, aprendiendo nuevas recetas espirituales, médicas y no médicas en las que pueda desarrollar esta planta que tanto amo y muchas otras que nos provee la “Pacha Mama”. También deseo poder seguir el norte y la direcciones que este camino tan maravilloso ha dado a mi vida, los momentos que he vivido, las experiencias y las personas que he conocido, por este viaje tan maravilloso y espiritual que es la vida.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Isaac Vargas’s story.