Un dos de diciembre me rompiste el corazón

y cuando volvi tomé las escaleras en vez de el ascensor

me agitaba al ritmo que lloraba

y me sacaba los tacos

mientras pensaba por qué amo a quien no me ama

pero más que nada

¿por qué amo a quien no sabe amar?

diez días después

estaba llorando en una barra

mientras me pedías que te de un último beso

veinte días después

te suplicaba que no vuelvas

que la vida dolía sin vos

pero se vivía igual

tres meses después volviste

sin piedad ni pudor

y me rompiste el corazón

como ese dos diciembre

como ese doce de diciembre

y como todos los días

que me quedaba en la escalera

a las 5 am

preguntándome

porqué pude con tantas cosas

pero nunca pude con vos

Like what you read? Give Isabella Dal Santo a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.