Equipos de alto rendimiento.

Un equipo de alto rendimiento es aquel que consigue un elevado nivel de resultados con una elevada satisfacción y motivación de sus integrantes.

Es un concepto que difiere del simple equipo por las características que lo marcan, que son: el compromiso inquebrantable de sus miembros, el poder que se deriva de su funcionamiento y el hecho de que precisamente se destacan por ser escasos.

Aunque convertirse en un equipo de alto desempeño NO está reservado exclusivamente a ciertos equipos, como si de un privilegio se tratara, ya que no depende de circunstancias eventuales, sino del líder, de su estilo de liderazgo y también de la actitud del conjunto de los miembros del equipo. Estos líderes no son autoritarios, suelen tener en cuenta las capacidades y necesidades de las otras personas. Por otra parte, los miembros de estos equipos están muy satisfechos y motivados, pero a la vez reciben una comunicación actualizada sobre el estado de las tareas y los proyectos.

Lipman Lumen y Leavitt publicaron en el año 2000 el libro “Hot Groups” que introdujo un concepto ya existente, que merecía la pena poner de relevancia. La actitud y el compromiso de cada uno de los miembros de los equipos de alto rendimiento marcan la diferencia; convierten la perseverancia en dedicación y se perciben como conjunto que está a punto de lograr grandes metas.

Rasgos propios de los equipos de alto rendimiento.

Aunque las características pueden ser compartidas con cualquier equipo, se toman como propias la eficiencia / eficacia, el establecimiento de normas, la necesidad de reconocimiento, definición de roles, autonomía de sus miembros y unas habilidades específicas relacionadas con la Comunicación (expresarse, escuchar, discutir, etc.).

Detalle de las 6 características principales.

1. Propósito común: el poder de un equipo surge de la coherencia que exista entre un propósito con el que cada miembro del equipo esté alineado. La tarea de cualquier equipo es alcanzar un objetivo y hacerlo con niveles de desempeño excepcionales.

2. Roles claros: cada miembro del equipo tiene claridad sobre su rol particular, al igual que sobre el de los demás miembros del equipo. Es de esperar que cada uno de nosotros tenga un rol específico y claro basado en nuestra función, destrezas y experiencia.

3. Liderazgo aceptado: los equipos no son dirigidos, sino que exigen un liderazgo aceptado capaz de hacer salir los niveles de compromiso, iniciativa y creatividad que motivan niveles excepcionales de desempeño individual y colectivo.

4. Procesos efectivos: estos procesos podrían incluir resolver problemas, tomar decisiones, presidir una reunión, tramitar reclamaciones, diseñar productos y cualquier otro camino que tomemos para completar nuestra misión.

5. Relaciones sólidas: debido a que la diversidad ofrece muchas oportunidades de discordia, conflicto y rupturas de comunicación, especialmente entre equipos que deben realizar sus tareas en entornos complejos, a alta velocidad y dinámicos, esas diferencias deben superarse con confianza, aceptación, respeto, cortesía y una dosis liberal de entendimiento.

6. Comunicación excelente: la comunicación es el verdadero medio de la cooperación. El equipo entiende que la comunicación efectiva es clave para pensar en grupo y encontrar sinergia en las soluciones de equipo.

Ejemplos de equipos de alto rendimiento

Cirque de Solieil, Procter & Gamble, Starbuks, Apple, Nestle, Soruthwest, equipo español de gimnasia rítmica.

Bibliografía

http://www.imf-formacion.com/blog/recursos-humanos/gestion-talento/los-equipos-alto-rendimiento/

http://amazonia-teamfactory.com/blog/equipos-de-alto-rendimiento/