Cómo dibujar el mapa sin importar el año que sea, 2015, 2016, 2017 o 2018…

Hoy se acaba otro año. Quizás ha pasado rápido, lento o ni siquiera te has enterado, pero ha pasado, sí. Bajo mi punto de vista, eso no importa, no, que un año, dos o tres pasen no tiene ningún significado como tal, no, de nuevo. Aquí y ahora, lo que importa es aquello que ha impactado en tu retina durante ese tiempo.

Cuando entiendes que los años no se miden por los días que pasan sino por los momentos que te maravillan, entonces te das cuenta de que los años son medidas de tiempo irrelevantes.

Dibuja tu mapa

Prueba:

  • Viaja sola/o a un rincón del mundo, el que sea, y vive tu propia aventura.
  • Métete en muchos líos, no hagas caso excesivo de las recomendaciones o sugerencias.
  • Di siempre lo que piensas, incluso aunque eso pudiera ocasionarte problemas.
  • Emprende uno, dos o tres negocios nuevos y enfréntate al riesgo que no entiendes.
  • Cuando tengas algo que decir a alguien, mírale a los ojos y di lo que piensas, incluso aunque sea para decirle lo cínica o negativa que es la persona.
  • Practica un deporte en el cual no dispongas ninguna cualidad óptima aparente para desempeñar.
  • Centra tus esfuerzos durante 90 minutos al día, en aquello que sea tu prioridad absoluta y aíslate del resto
  • Haz cuantas más cosas diferentes puedas y a la vez, desmonta el mito de que es imposible hacer más de dos cosas a la vez (bueno eso para hombres, para mujeres supongo que son 5 o 6, bueno haz más que eso entonces)
  • Nunca se te ocurra pedirle permiso a nadie para hablar o hacer aquello que deseas.
  • Reta a tus profesores, haz preguntas intrépidas e impertinentes.
  • Empuja a tu jefe. Coméntale cómo puedes hacer mejor lo que haces, dile que te ayude a crecer, pídele que te empuje a ser mejor persona. De esa manera tu jefe trabajará para ti y no al contrario.
  • Planifica poco, déjate llevar por el momento más.
  • Utiliza tu trabajo como una plataforma para compartir la emoción, el liderazgo y el cambio que va con ello.
  • busca hacer aquello que jamás harías, haz una lista de todo esto y haz una de esas cosas al mes, o cada tres meses, seis o al año. No pienses en el dinero, hay cosas en esta lista que no se pueden comprar.

No necesitas inspiración, ni motivación externa para algo de esto o lo que se te ocurra. Todo está dentro de ti. Tan sólo tienes que girar la vista hacia atrás y ver todo lo que has conseguido hasta ahora, los obstáculos que has tenido que saltar, las desgracias que has tenido que soportar y lo mucho y duro que has trabando para llegar hasta aquí. Nadie te ha recompensado, nadie te ha elegido, nadie ha venido a buscarte y nadie se acordó de tu nombre. En un momento determinado, eso dejó de importante. Tenías otra misión, hacerlo.

Para de buscar un mapa, porque no lo hay, crea algo escaso y por lo tanto valioso, ve a contracorriente — nadie lo hace y a la larga paga dividendos. Tu sabes como hacerlo, ya lo has hecho antes, pero es posible que durante el camino alguien o algo te hiciera desistir y abandonar.

Pensar que un año acaba y otro empieza es una gran manera de excusarte ante tu vida, para pensar que empiezas de nuevo. Desafortunadamente no es así, todo cuenta, hasta cuando no haces nada cuenta, principalmente porque el reloj no se detiene. Tic, Toc.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Isra García’s story.