Hecho vale más que perfecto

Steve Jobs no esperó a tener el iPhone definitivo para lanzarlo, fue quizás el más imperfecto de todos. Michael Jordan no esperó a realizar el salto perfecto antes miles y miles de personas, cada uno después del primero era mejor que el anterior, hasta que lo consiguió.

El momento de la inscripción a Ultraman UK, era el momento menos indicado para hacerlo, estaba a años luz de estar preparado para esta prueba. El día de la prueba, justo antes de empezar y entrar al lago a por los 10 kilómetro nado, no era el momento perfecto de hacerlo. Al día siguiente, era el momento totalmente opuesto para competir. Imagina el tercer día.

Cuando lanzamos Engage Worldwide no sabíamos que iba a pasar, menos todavía cuando llegamos a Bogotá con Engage Colombia. El entorno no era perfecto, no era el momento idea, quizás nunca lo sería.

Stand OUT Program podría haberse pospuesto un año entero mientras andábamos sumergidos en la bohemia búsqueda de perfecto.

Esperar a perfecto supone esperar hasta mañana — y mañana a mañana y así repetitivamente hasta nunca acabar — y que no esté hasta mañana, quizás con suerte.

Si no lanzas no cuenta — en algunas ocasiones, donde no lanzar supone que no habrá alternativa posterior, lanza y observa que sucede, eso es una buena alterantiva para seguir mejorando y seguir creando esa tracción delante que tanto necesita un negocio para crecer y seguir.

Empieza, falla, vence o acaba. Aprende y mejóralo.

Hecho vale más que perfecto.

Like what you read? Give Isra García a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.