La falsa sabiduría online

Ahora que todos somos agentes del cambio, también somos todos marketers. Internet se ha convertido en la manera de contar nuestra historia al mundo. Gratis, esa es la ventaja y al mismo tiempo el problema. porque para contar esa historia, lanzar ese mensaje, promoción o ruido tenemos que tener alguien a la quien impactar.

  • Necesitamos un número. Hay una nueva influencia, que no es real, así como ha una sabiduría corrupta que toma como núcleo las siguiente prácticas:
  • Sigue miles de personas para que miles de personas te sigan.
  • Contratar a un equipo de profesionales por el número de fans que te lleven a tu página de fans en Facebook.
  • Céntrate en el número de follows, no los intereses / necesidades de tus followers o tu relación con ellos.
  • Escupe links 24/7, absórbelos también. Entonces fanfarronea con lo mucho que compartes.
  • Ofrece lo mismo que ofrecen todos y fuera de contexto. Esto es un altavoz, no un teléfono.
  • Pensar que estás ganando, porque juegas a un juego: el participante con el ratio más alto de followers gana.
  • Obtener el máximo número de RT, likes o comentarios.
  • Tener más fans / followers / conexiones / lectores / visitas que tu competencia.

Parece que ganas ¿cierto? bien, estás perdiendo porque estás ensuciándolo todo, eres una molestia para las personas que tratan de aportar algo con significado a comunidades, personas, empresas, proyectos o ideas. Estás perdiendo el tiempo. Empléalo mejor en crear algo donde tu voz sea bienvenida.

Esta nueva economía amedrenta a mucha gente, porque pide tus propias palabras. La alternativa es ser un experto, gurú o influencer, es decir un vendedor de cosas que no sirven.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.