La vida en los márgenes

Seguro es lo de siempre, ya lo conoces, has estado ahí durante muchos años. Revisar mi bandeja de entrada todos los días esperando alguna nueva conferencia o contratación de mis servicios como consejero es algo seguro y que posiblemente ocurra, pero ¿Hasta cuando seguirá funcionando? Prefiero no abandonar a la suerte el resultado de mi trabajo.

Ahí, es donde la mayoría de todos nosotros residimos. La misma red comercial de siempre, los mismos clientes, el mismo mercado, los mismos servicios, las mismas credenciales y el mismo proceso repetido, día tras día, una y otra vez. Confortable, seguro y aburrido, claro. Si tu vivieras ahí probablemente no estuvieras leyendo esto. Ni siquiera que hubieras leído un segundo post mío.

Dedico un tiempo de mi día a responder más certeramente estas preguntas, ¿Cómo sentir más? ¿Cómo vivir más intensamente? ¿Cómo apreciar más la vida y por lo tanto ser más agradecido? ¿Cómo perder el aliento cada día? ¿Cómo hacer que mi trabajo diario y las experiencias cotidianas me maravillen? No es fácil, pero ¿Quieres vivir una vida increíble? Empújate cada día cera de tus propios márgenes.

Para mi, mis márgenes crecen cada día un poco más desde que en 2008 eligiera abandonar la fábrica de textil donde trabajaba por buscar mi propio mapa, a partir de ahí, esos márgenes no han parado de crecer, hasta primero darme cuenta de que buscaba un mapa que no existía y segundo, reconocer hace unos días que los márgenes están donde toda la acción ocurre. Los márgenes son donde la innovación, proyectos, viajes, aventuras y creatividad empieza,

Los márgenes son tremendamente afilados, como deben ser.

Más historias como esta, aquí.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Isra García’s story.