Los errores que estás cometiendo en SEO

Hay una frase muy famosa que dice: el mejor lugar para esconder un cadáver es la página 2 de los resultados de Google. De hecho, las estadísticas de ese motor de búsqueda indican que:

  • 91,5% de las personas llega solo a la primera página
  • 4,8% va a la página 2 para encontrar eso que tanto buscan
  • 1,1% hace el esfuerzo de llegar a la página 3…y el resto es historia

Estas estadísticas demuestran el potencial de Search Engine Optimization (SEO) porque Google, al ser un motor de búsqueda, tiene una intención transaccional que es una oportunidad para las marcas, solo aquellas que le apuesten al buen contenido.

Las personas que realmente entienden SEO saben de su dicotomía. Por un lado es frustrante indexar cuando Google hace 600 cambios al año en su algoritmo para posicionar y por el otro genera satisfacción al ver que los cambios funcionan. Sin embargo, solo quienes tienen su propio blog o medio digital y se enfoquen en el crecimiento sostenido del tráfico orgánico, son las que tienen la oportunidad de jugar con los cambios de algoritmo e indexar.

Internet está lleno de autodenominados expertos en posicionamiento orgánico que dan consejos en blogs posicionados a punta de Black Hat SEO, que confunden a los usuarios que llegan en busca de un consejo para que su web escale posiciones. Por eso Rand Fishkin, fundador de MOZ, tiene esa reputación de ser intratable, pero en realidad su postura es firme porque a través de su cuenta de Twitter y blog explica las decenas de pruebas que realiza con diferentes variables hasta reconocer el terreno de los nuevos cambios de algoritmo.

Para las agencias digitales es fácil decir que tienen un experto en SEO, y en realidad el papel de este profesional es una suerte de Frankestein: periodista o marketero, con un poco de conocimiento en social media y unas líneas de código. Sin embargo, un verdadero profesional enfocado en algo tan importante como indexar debe tener más que conocimientos vagos; debe ser un apasionado por el aprendizaje continuo, tener su propio blog y hacer pruebas en él una y otra vez y no tener miedo a explorar ninguna red social. Al final en indexación todo cuenta para presentar el contenido y el código embebido de las diferentes plataformas no solo enriquece el código sino que le da un sentido multimedia a la historia que está contando.

SEO es un camino de espinas en el que hay que probar y probar hasta ver qué funciona. Y cuando algo funciona, no es definitivo porque el algoritmo vuelve a cambiar. Eso sí, la regla más importante es:

“Escribe para humanos e indexa para robots”.

Es decir, jamás la redacción debe ser pensada para un robot, sino que se debe humanizar y entender que detrás de la pantalla hay una persona de carne y hueso consumiendo ese contenido.

Con este contexto, va a ser fácil entender los errores que estás cometiendo en SEO y cómo mejorar el proceso para tener un mejor desenvolvimiento en el motor de búsqueda.

Errores que estás cometiendo en SEO:

  1. Un especialista SEO que revisa al final los textos

Hay agencias que tienen un especialista SEO que revisa los textos al final para poner keywords y ayudar a indexar. La verdad es que SEO debería ser concebido como una planificación anterior basada en keyword research y enfocándose en preguntas específicas que hace la audiencia para responder una inquietud específica y, así, posicionar el contenido que solucione un problema.

Por dar algunos ejemplos en temas: cómo invertir bien mi dinero; cómo ahorrar para la educación universitaria de mis hijos; o cuál es el clima en Madrid. Estos temas no solo responden inquietudes sino que pueden ser la estrategia de contenidos de una empresa financiera, de seguros o una aerolínea.

2. Todos los contenidos deben indexar

No es así. Lo importante es tener un contenido editorial con diferentes ejes. Un porcentaje se enfoca en posicionamiento en primera página; otro a investigación y si resulta de interés seguro ganará relevancia y otro porcentaje para branding. Todo depende de los objetivos de la marca, pero crear toda una planificación enfocada a indexar le va a quitar libertad creativa al periodista de marca y quizá la rotación en este puesto sea alta.

3. Todo buen artículo indexa

No. Las personas creen que porque un artículo sea extenso y bien escrito va a posicionarse. En realidad hay que tomar en cuenta más allá de la longitud y redacción. Hay que entender en qué keywords se está compitiendo, la densidad de palabras clave, que el URL esté bien construido y los cientos de factores que Google evalúa para posicionar un texto. Además, entender la lógica del código para hacer ajustes que sean leídos por los robots.

4. Linkbuilding y foros son la clave del SEO

Nada más alejado de la realidad. Hay marcas que gastan muchos recursos en comentar en otros blogs o foros y compartir sus propios links y así el motor le da relevancia. En realidad era una táctica muy usada en 2013, pero hoy el spam en foros no sirve de nada. Lo que sí funciona es conversar en grupos, digamos de Facebook o Linkedin, con relevancia en el tema en el que se comparte el artículo y eso le da puntos extras para indexar.

5. Entre más hipervínculos mejor

Cuando internet comenzaba, los desarrolladores descubrieron que entre más hipervículos se compartieran en una nota, el motor le premiaba por acatar el principio del internet: compartir información. Sin embargo, ese principio fue cambiando y hoy el exceso de links en una nota empeoran la calificación. Lo mejor es pocos backlinks pero de calidad (información actualizada, buen SEO, temas relevantes…) a muchos links de dudosa procedencia.

6. PageRank es uno de los factores más importantes para indexar

Lo era, pero las cosas han cambiado. El PageRank es una suerte de medidor de relevancia de una web que impactaba en el posicionamiento de una página.Hoy solo es uno de los cientos de factores que analizan los robots de Google para mejorar posiciones.

7. Webmaster Tools sube posiciones en el buscador

Es falso y seguro esto generará controversia. Lo que pasa es que Webmaster Tools es la manera en la que tu web y Google se comunican de forma directa y te alivianará el trabajo, pero no es una forma de subir posiciones. Obvio que es necesaria para trabajar mejor con Google porque te ayuda a encontrar páginas no encontradas, pero no es la forma de mejorar el SEO.

Lo bueno de SEO es que no es una verdad absoluta. Evoluciona tan rápido y las búsquedas alimentan al monstruo detrás del código con keywords que son como un ser vivo que necesita la comida de las diferentes plataformas. Esto que escribo hoy quizá no indexe mañana, pero será una ayuda para esas personas que se tomen el posicionamiento orgánico en serio.