Mientras tanto

Llegado el momento uno se plantea cambios en su vida. Pero siempre he tenido mis dudas sobre esos giros programados. Y no hagamos mutuamente una conjetura sobre mi postura positiva o negativa acerca de la vida, porque estás son, de momento, aproximaciones a mi manera de pensar. Digamos… que para mí esto va ser una construcción diaria.

Decidí.
Decidí que quiero ver hasta dónde puedo llevar esto. Prenderme y aferrarme si hace falta a mis inexpertas ideas o, incluso, pienso, dejarlas ir. 

Pero antes de comenzar es importante, y aprovecho en presentarme un poco, decir que lo que siempre me detuvo a abrir un Blog o parecidos, fue el “no es realmente necesario”. Cuando leo en mi cuenta de Facebook, a personas justificando porque comenzaron o dejaron de hacer tal cosa, suelo pensar, no es mejor hacerlo y estar feliz o triste, según sea el caso, con la decisión que se ha tomado. A lo que iba, pensaba en el “no es realmente necesario” que haga público lo que pienso, que puedo abrir un Word e ir avanzando con tropiezos esto que he querido comenzar. Lo sigo pensando, eh, pero… hay algo que no puedo describir todavía, pero hace que para mí tenga sentido empezar de esta forma. Y reconozco también una suerte de egocentrismo disfrazado de reto aquí (sí).

[Entonces es que comienzo así a jugar con mis circunstancias,
a respetarlas, abrazarlas y arrojarlas
las veces que sean necesarias] ***** Marzo.

No me he presentado ahí arriba, lo sé, sin embargo, creo que es una forma de hacerlo. Además, lo que acá escriba hablará un poco de quien soy en facetas como éstas.

[¡Oh! ese “quién soy” a veces trasgresor y azaroso]
[“¿Quiénes somos?” es una pregunta que me hace mucha ilusión]***Marzo

Este intento de texto introductorio es mi muestra de respeto por ti, por animarte a leerme, aunque sea, solo por hoy.

Like what you read? Give Ivette Ramírez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.