Tu Ne Cede Malis

¿Todas las religiones son iguales?

Por José Augusto Domínguez

Muchas personas han reaccionado ante la matanza de París culpando al fanatismo religioso, así, en general. No al islam a pesar de que los asesinos perpetraran su crimen al grito de Alá es grande, sino que por un extraño razonamiento que se nos escapa, se han empezado a diluir las culpas. A uno le cuesta creer que a estas mismas personas, en el caso de que unos señores del Opus Dei acribillaran a balazos a los redactores de El Jueves, les diera por divagar sobre la irracionalidad de la religiones y demás supercherías en lugar de responsabilizar al catolicismo.

Sea como fuere, conviene analizar el Corán para comprender la verdadera naturaleza del islam. Frente a los evangelios, en los que se llama al género humano, sin distinciones de ningún tipo, a aceptar libremente el regalo de la salvación a través de la fe en Jesús y en los que se rechaza el uso de la violencia, nos encontramos con que el libro sagrado de los musulmanes, las palabras literales que Alá reveló a Mahoma y, por tanto, sobre las que no cabe interpretación alguna, rezuma sangre y discriminación por doquier:

“La idolatría es peor que el homicidio” Azora 2, 187

“Matadlos hasta que la idolatría no exista y esté en su lugar la religión de Alá” Azora 2, 189

“Yo estoy con vosotros. ¡Consolidad en sus puestos a quienes creen! Arrojaré el pánico en el corazón de quienes no creen! ¡Golpeadlos encima del cuello! ¡Golpeadlos en la yema de los dedos!” Azora 8, 12

“Si cesáis en la lucha, será mejor para vosotros; si la reanudamos, la reanudaremos; no os servirá de nada vuestro número aunque sea grande: Alá está con los creyentes” Azora 8, 19

“Las peores bestias, ante Alá, son los infieles” Azora 8, 57

“No es propio de un Profeta tener prisioneros hasta que haya encubierto la tierra con los cadáveres de los incrédulos” Azora 8, 62

“¡Profeta! ¡Combate a los infieles y a los hipócritas! ¡Sé duro con ellos” Azora 8, 74 “Matad a los politeístas, allá donde los encontréis” Azora 9, 5

“¡Combatid a quienes no creen en Alá ni en el último Día ni prohiben lo que Alá y su enviado prohiben, a quienes no practican la religión de la verdad entre aquellos a quienes fue dado el Libro! Combatidlos hasta que paguen la capitación personalmente y ellos estén humillados” 9, 29

“¡Alá los mate!” (en referencia explícita a los judíos y los cristianos) Azora 9, 30

“No hay ciudad a la que nosotros no aniquilemos o atormentemos con terrible tormento antes del día de la Resurrección. Eso está en el Libro, escrito” Azora 16, 60

Podríamos concluir que mientras que el ejercicio de la violencia es contrario a los evangelios (y que todos aquellos cristianos que la utilizaron se pusieron de espaldas a Dios), mucho nos tememos, con el Corán en la mano, que los yihadistas son unos buenos musulmanes.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated José Augusto Domínguez’s story.