FRANCISCO TOLEDO Y EL CHANTAJE INTELECTUAL

Todas las acciones jurídicas emprendidas por los trabajadores del sindicato Eucario León L. de la Fábrica La Soledad Vista Hermosa Textil en San Agustín Etla durante los últimos 15 años han encontrado una sola respuesta de todas las autoridades y funcionarios con quienes les ha tocado tratar: indiferencia e influyentismo. Como comentó ayer esta columna, 76 trabajadores de ese sindicato recibieron en pago a través de un laudo laboral el inmueble que hoy alberga el Centro de las Artes San Agustín, CASA, promovido, adquirido y administrado por el pintor Francisco Benjamín López Toledo, Francisco Toledo desde el año 2001. Esta compra esta basada en un acto ilegal porque está demostrado que la compra venta realizada con el gobierno del estado de esa época con José Nelson Murat Casab como gobernador y la Asociación Civil “Amigos de las Bibliotecas y los Archivos” con Francisco Toledo al frente, adquirieron el inmueble a sólo 14 trabajadores a través de un acta fraudulenta realizada por integrantes del sindicato. En declaraciones a medios de comunicación, antes de la compra venta, Toledo reconoció la existencia de 76 trabajadores como propietarios legítimos, pero decidió adquirir junto con el gobierno del estado, el inmueble a los 14 trabajadores con el acta fraudulenta. De aplicarse correctamente la ley, la compra venta de ese 2001 es inválida, por lo cual el casco de la hacienda Vista Hermosa en San Agustín Etla que alberga el CASA, deberá ser devuelta a sus propietarios legales.

EL VIACRUCIS I

Desde realizada la compra venta en 2001, los 62 beneficiarios excluidos iniciaron un juicio de nulidad de ese acto, pero si el propio gobierno del estado había sido co- participe de la adquisición, por supuesto no les hicieron el menor caso. Además, la presencia del pintor inhibía cualquier acto de justicia, pues sus contactos nacionales e internacionales amarraban de las manos a las autoridades para poder actuar. Por ejemplo, refieren los afectados a esta columna haber realizado alrededor de 15 visitas al secretario de Cultura de Murat, Idelfonso Zorrilla Cuevas, quien jamás emprendió ninguna acción reivindicativa y menos legal para no despojar a los afectados, a pesar de mostrar de manera insistente el acta original de propiedad emitida por el notario Hugo Manuel Félix García desde 1977. Como el asunto vinculaba a Francisco Toledo, a los funcionarios de Murat se les hizo fácil vincular el tema al área cultural, cuando era un asunto judicial, dónde debió intervenir la Procuraduría en primera instancia y luego el Tribunal estatal, pero si el representante legal del gobierno estatal en la compra venta original del 2001 había sido el procurador, Sergio Hampshire Santibáñez, qué podían esperar los trabajadores despojados. Luego les dieron otra vuelta al enviarlos con el coordinador de los teatros en Oaxaca, Emanuel Toledo Medina, de quien recibieron un comentario de respaldo al reconocerles haber sido víctimas de un fraude, pero al mismo tiempo “no poder hacer nada”. La gran incógnita es por qué fueron enviados con funcionarios culturales, cuando era un tema jurídico.

EL VIACRUCIS II

Pasaron los primeros años y el juicio de nulidad de compra venta encontró muchas trabas y, como se dice en el ámbito jurídico, muchas chicanadas para retrasar y entorpecer el juicio: extravío del expediente, no reconocer firmas en documentos o simplemente posponer los tiempos. En el inter, varios de los trabajadores despojados originales fueron falleciendo, y otros han considerado que esa es una de las apuestas de las autoridades con la intención de no molestar a Francisco Toledo. Refieren los afectados haberse reunido caso 20 veces con el secretario de las Culturas de Ulises Ernesto Ruiz Ortiz: “Nos recibía muy amable en el restaurante Catedral”, recordaron, “prometía platicar con Toledo y a final, nada. Era evidente el miedo que le tenía al pintor”. Ulises Ruiz utilizó en un principio la misma técnica de disuasión de Murat, intentar resolver las diferencias a través del sector cultural y no del jurídico, cuando era un tema de despojo por un laudo laboral.

EL CHANTAJE DEL PODER POLÍTICO

La copia de un oficio en poder de este columnista dirigido al gobernador Ulises Ruiz Ortiz con fecha 24 de enero de 2007 por Francisco Toledo, muestra el nivel de chantaje intelectual realizado por el pintor, y la estrategia de berrinche y amenaza a las autoridades con tal de lograr su objetivo. El oficio parte de una respuesta a un reportaje publicado por el periódico Noticias el 21 de enero de ese año, firmado por Vinicio Aguilar Lescas y Gerardo Aguilar Aguilar donde se da cuenta del despojo realizado por la compra venta del CASA. Dice Toledo al gobernador Ulises: “1.- Esta compra no fue hecha sólo por la Asociación Amigos de los Archivos y las Bibliotecas, sino también por el gobierno del estado”, en una clara amenaza de estar involucrado el mismo gobierno; en el punto 2 le reparte a más dependencias: “En la restauración y adecuación del edificio así como en la puesta en operación…se agrega el gobierno federal a través de CONACULTA, prueba de ello…es que la inauguración…fue hecha por el entonces presidente de la república Vicente Fox Q. (sic) y el gobernador del estado Lic. Ulises Ruiz Ortiz junto con la Sra. Sari Bermudez, el 21 de marzo de 2006”. Es decir, dado los cargos de quienes se han involucrado, el asunto tiene más importancia que la legalidad.

EL CHANTAJE INTELECTUAL EN SU MÁS AMPLIA EXPRESIÓN

Lo más grave del oficio en mención de Toledo dirigido a Ulises son los dos párrafos finales, los cuales se transcriben textuales porque no tienen una sola palabra de desperdicio: “Quiero comentar al margen de lo anterior”, le dice el pintor al gobernador, “que el jueves 18 del presente (enero de 2007) tuve una plática con el Ing. Emilio Mendoza Kaplan, Director del COPLADE quien comentó que la venta del citado inmueble podría anularse y por lo tanto el gobierno del estado no aportaría recursos al CASA por las irregularidades que había habido en la compra, es decir al no haber certeza jurídica el estado no seguiría interviniendo en el proyecto” Y luego la estocada final: “Este proyecto, no es un proyecto personal sino un proyecto que he impulsado, pero ante las acusaciones que se me hacen, por este medio me deslindo totalmente de el y pido que la solución venga de las autoridades que intervinieron en su creación”. Firma el oficio Francisco Toledo y le turna copia, obvio, al maestro Sergio Vela Martínez, en esa época director del Consejo Nacional de las Artes; al maestro Benjamín Juárez Echénique, director del Centro Nacional de las Artes; y a Álvaro Hewegish Díaz Infante, director general de Vinculación Cultural de Conaculta. La plana mayor de la cultura nacional. Por supuesto, Ulises Ruiz optó por complacer a Toledo y no hacerle justicia a los 62 despojados.

EL VICARUCIS III

A la llegada de Gabino Cué Monteagudo al gobierno del estado, su relación con Francisco Toledo era más que excelente y por supuesto que durante los cuatro años del actual gobierno no procedieron ninguna de las acciones de los despojados. Más aún, Toledo invadió un predio ubicado a un costado del CASA y construye actualmente unas habitaciones para residentes de Nuevo León sobre ese terreno invadido, pero la administración de Cué no ha dado curso a la demanda presentada desde hace tres años, peor aún, le ha librado órdenes de aprehensión a los quejosos propietarios del terreno. Sin embargo, parece haberse abierto una luz cuando hace unos meses, la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado le embargó a Toledo una cuenta bancaria con cerca de 800 mil pesos por no haber pagado unos impuestos. Por supuesto, el pintor acostumbrado a ser intocable, hizo tremendo berrinche y decidió vender el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, IAGO, a CONACULTA por un peso. Por supuesto, el mismo Toledo quedó como encargado de ese instituto, pero ahora los gastos los paga CONACULTA. Esa acción alejó a Toledo del gobernador Cué y de ahí, sin duda, su oposición abierta e irracional a la construcción del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca, CCCO. Dijeron los depojados a este columnista: “Ojalá ahora que le quitó el gobernador la mamila a Toledo y se distanciaron puedan hacernos justicia. Ya llevamos 15 años de impunidad”.

jaimelabc22@gmail.com

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.