El que pone los discos

Son las 6:30am de la mañana. Mi mami está pintándose en el espejo de su cuarto y yo traigo religiosamente un pequeño tocadiscos que no es de mi propiedad, pero que poco a poco a mis ocho años he ido haciendo mío.

Este pequeño tocadiscos no pesa mucho. Es de color beige y tiene una tapa con un asa. Cuando está tapado parece un maletín. He aprendido a usarlo y hasta a repararle una liguita que a veces se rompe.

Voy por los discos de 45 que están todos en lugar cerca de donde guarda sus zapatos.

Para comenzar la mañana pongo una canción que me gusta. Es de Rabito. La parte que más me gusta es el coro que dice “Soy muy sincero y joven quizás, para pedirte que mires atraaás…”. A mi mamá también le gusta y entonces los dos vamos cantando. Yo la miro y ella se pasa rubor mirando al espejo. La película va en color trinitron.

Mi viejita me pide Julio Iglesias y voy corriendo a traer el disco donde está la canción “Manuela”. Mi mamá se llama Angélica, pero mientras suena esta canción yo creo que ella es Manuela la de la canción. Suena y Julio Iglesias dice: “Soy dichoso como nadie, porque cada dia me espera la dulzura de sus besos, ese amor inmenso que me da Manuela…” Yo creo que Julio le ha compuesto esta canción. Tiene que ser.

Después me toca elegir a mi otro disco y pongo “No Renunciaré” de Lolita. Esta no la cantamos porque es muy difícil el coro que dice “No renunciareeé ni a tus ojos, ni a tus brazos ni a tu boooca..” y ahí veo a mi mamá pintándose los labios. Ella se los pinta de rojo y yo siempre me pregunto cómo hace para pintar tan exacto. Usa un pincelito para delinear el labio y va pintando luego hacia adentro.

Son 3 o 4 canciones que pongo y ella ya está lista. Voy guardando el tocadiscos, pongo cada disco en su sobre y los pongo en su lugar muy cerca de los zapatos.

Me quedo pensando qué discos pondré mañana. Quizás pondré a Silvana di Lorenzo, Rita Pavone o Estela Raval. Mi repertorio no es muy grande, pero mi corazón no se cansa de cantar.

Like what you read? Give Javier Albarracín V. a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.