Los Juegos Olímpicos están en contra del ingenio humano. Necesitamos los juegos proto-olímpicos.

Con el boom de Pokemon Go mucha gente ya empezó a buscar como engañar al sistema. Desde montar su celular arriba de una gallina hasta meterlo a una jaula de Faraday para alimentar datos de GPS falsos. Aunque usar una gallina para empollar tus huevos de pokemon puede sonar bastante poético, no es justo para la gente que no hace trampa. Pero este tipo de trampa es valiosa ya que muestra el ingenio humano para poder usar el sistema a su favor. Esto también sucede en los juegos olímpicos y por mas que se haga pruebas anti-doping y pongan reglas contra el uso de tecnologías avanzadas (como en bicicletas, arcos y uniformes) vamos a tener el mismo problema en estos juegos.

Por mas que los delegados olímpicos les gustaría creer que sus juegos son justos, hay evidencia de que esto no es cierto. Esta claro que la lucha contra el dopaje es una lucha perdida como la guerra contra las drogas. El dopaje sigue existiendo, y muchos atletas recurren a ello debido a todos los demás lo están haciendo y nadie quiere ser dejado atrás. En este aspecto los juegos se transforman en parte, en una competición de quien es mejor para engañar al sistema anti-dopaje.

El dopaje nos es la única tecnología que ayuda a los deportistas. La ingeniería de materiales también hace que estos juegos no sean justos. Si un atleta tiene un uniforme tecnológicamente mas avanzado, puede estar en ventaja contra los demás. Aunque esta ventaja sea mínima puede ser significativa en deportes donde se compiten por milésimas de segundo.

Otro problema, que de hecho es tabú, es la genética. Pero no hablo de razas, es posible que una persona haya tenido la suerte de que la mezcla de genes de su Papá y su Mamá le permita tener un metabolismo superior al de otros atletas. Al limitar el uso del ingenio humano (a lo cual incluyo estrategias psicológicas y sociales) le impedimos al atleta usar todo su potencial.

Los juegos olímpicos actuales tampoco ayudan a discriminar la oportunidades que tienen atletas de diferentes países. Es claro que algunos países invierten mas dinero y tecnología en el entrenamiento de sus atletas, por eso vemos que ciertos países ganan mas medallas en general. Por mas que nos guste ver cuando alguien en desventaja le gana a otros que tuvieron mas oportunidades, estos siguen siendo minoría. Es posible cambiar al sistema para que sea mas justo para todos. Por mas que nos encante ver el under-dog ganar, seria mejor que no fuese posible que existieran por el sistema es igual para todos.

Es irreal pensar que los juegos olímpicos van a cambiar de su formato actual. Pero los juegos se volvieron mas inclusivos con la creación de los juegos para-olímpicos hace mas de 50 años. Es posible que ya sea necesario crear los juegos proto-olimpicos. Una versión de estos juegos sin limites al ingenio humano. Estos juegos podrían eliminar toda categoría, sin separar los atletas por peso ni sexo. Los podríamos separar nada mas por la cantidad de recursos que tuvieron para sus entrenamientos y equipos. Si, los separaríamos por cantidad de dinero que tuvieron disponible. Aunque si un atleta quiere competir con alguien con mas recursos que ellos lo podríamos dejar hacerlo ya que esta la posibilidad de que tenga mejores genes o mejor ingenio.

Aunque es posible que los juegos proto-olimpicos nunca existan, es posible que los para-olimpicos se transformen en los proto-olimpicos, como lo podemos ver en el ejemplo del atleta con prótesis de piernas que podría tener ventaja contra los atletas normales. También necesitamos dejar de discriminar el uso de la tecnología (incluyendo substancias que incrementan el rendimiento). La tecnología es tanto parte de nosotros, como lo son nuestros cuerpos. Hoy en día un profesional sin smartphone es una persona incompleta y no puede cumplir su función a la par de los demás, hasta las personas que no toman café están en desventaja a veces. Es momento de ver que ya estamos mas cercas de ser cyborgs de lo que nos gustaría aceptar.