Te quiero.

Me gusta, siempre me ha gustado, la verdad es que es mi debilidad. Nunca jamás me ha pasado esto con ninguna otra persona, nunca jamás me ha resultado tan difícil resistirme a los encantos de alguien.

Es especial, es increíble, si alguien me preguntase por qué, no tendría una respuesta válida, simplemente por qué si, así lo siento.

Una persona muy especial me dijo: Enamórate de una mujer a la que extrañes en el momento en que la pierdes de vista. Que haga que muerdas tu almohada cuando te encuentras solo, abrazando al fantasma de su ausencia momentánea. Una que comparta tus perversas perversiones, y que cada que la mires sientas un retortijón en el estómago, lleno de mariposas o murciélagos, dependiendo la ocasión.

Es muy cómico por que ella me hace sentir así.

No quiero a una modelo de revista, con ojos claros y abdomen plano. Que tenga sonrisa de comercial y una vida perfectamente planeada. Quiero a alguien que sepa pensar, y sobre todo que me haga pensar. Que tenga metas y sueños y me quiera ahí para verle cumplirlos. Y, por qué no, alguien que tenga miedos, pero que no tema compartírmelos, alguien que se deje ser vulnerable. Que sepa abrazar.

Quiero que sepas la importancia que le doy a un te quiero y sepas que me encantas.

Te quiero a ti, S.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.