Cuando la idea del millón de euros se convierte en la empresa que pierde millones de euros

Javier García
Feb 27, 2017 · 6 min read

Me encanta CB Insights, no sólo porque me mantiene informado sobre todo lo que pasa en el mundo de la inversión tecnológica a escala mundial, sino también por sus análisis post mortem de las compañías. A cualquier financiero se le quitan los complejos cuando empresas que ‘levantan’ 12 millones de dólares al poco tiempo descubren cómo el mercado era ‘más complejo y competitivo’ de lo previsto y se decide cerrar la empresa. Así, como si nada.

¿12 millones después nos enteramos que el mercado era más complejo, competitivo o difícil de monetizar? Parece increíble, pero cierto. Si haces una suma de los millones invertidos y las empresas cerradas, aunque sea un análisis muy sesgado y para nada real de lo que ocurre en toda la economía -sólo en una parte muy concreta de la misma-, entran escalofríos financieros :) Estos análisis post mortem enseñan muchas cosas, sobre todo una importante para mí: los emprendedores se pueden equivocar, pueden tener muchos sesgos a la hora de decidir y lanzar sus negocios, pero los inversores ¡también! Y a veces parecen más ciegos que los propios emprendedores.

En el caso de Estados Unidos, CB Insights realizó un análisis sumamente interesante sobre la mortalidad de empresas tecnológicas entre los años 2010 y 2013, en plena crisis financiera. Y los titulares son muy interesantes. Suelen ser empresas que han crecido y desarrollado tecnología pero que no ha sido lo suficientemente atractiva para que los gigantes del mercado (Google, Amazon, Facebook…Yahoo) las adquieran.

En los modelos tecnológicos donde se producen pequeñas o grandes disrupciones, éstas sólo se pueden mantener con “bolsillos profundos” (es decir, muchos recursos), o con la estrategia de ser comprada por compañías mayores, consolidadas y donde esa tecnología sea un vehículo adicional para monetizarla.

Si no existe esta vía, que un gigante compre tu empresa, y los modelos de negocio no son sostenibles por sí mismos, la probabilidad de muerte de una empresa tecnológica, a pesar de haber levantando una gran cantidad de dinero de inversores, es relativamente elevada.

A continuación, repasemos algunas ideas interesantes obtenidas de la investigación llevada a cabo por CB Insights:

1.- La mortalidad empresarial es muy difícil de identificar. Y esto se debe a que muchas empresas pueden continuar viviendo, como zombies, sin actividad y con los recursos mínimos imprescindibles como para alargar la agonía. El estudio que aporta CB Insights no se centra en estas empresas zombies, sino en las que efectivamente han quebrado de “manera” oficial.

2.- Entre los emprendedores reina el sesgo de la supervivencia. Hay una tendencia común del mercado, de los medios y, en general de todo aquel analista interesado en lo que ocurre con las startups: prestamos mucha más atención a lo que es “más raro”. La empresa que ha conseguido cerrar una ronda de inversión. La adquisición de una startup -a veces sin facturación, con muchas pérdidas pero otros ‘buenos indicadores’-, por una cantidad millonaria por otra gran compañía. Premios, reconocimientos, entrevistas en portales de gran impacto mediático. Resaltamos lo ‘rar0’, que es el éxito estratosférico y nos olvidamos de quien ha fracasado en el camino. No todos los que han fracaso lo han hecho mal. Ni todos los que han tenido éxito lo hacen bien.

Jason Cohen lo explica bien: “el hecho de que tan sólo se aprenda del éxito es un problema más profundo del que se puede imaginar”.

A pesar de todo ello, CB Insights es una iniciativa que trata de clasificar con algoritmos las empresas desde su inicio -no de todas, normalmente las más ‘tecnológicas e innovadoras y que suelen estar en el radar de los inversores. Lo interesante es que con ese seguimiento también analiza y permite conocer algunos de los factores que han influido en su fracaso.

Los principales titulares:

. El 80% de las empresas tecnológicas estudiadas y que han quebrado , en Estado Unidos, se corresponden con empresas de Internet. El peso de la mortalidad de empresas de Internet se ha mantenido más o menos estable. Y la realidad es que es muy elevado. Internet parece que no tiene barreras -al menos barreras ‘caras’ para crear empresas-. De la misma manera, tampoco tiene barreras elevadas para el fracaso. Monetizar, es decir, convertir el tráfico (usuarios) en clientes es todo un reto...¡y pone en jaque a casi todo tipo de empresas que quieren alcanzar El Dorado en la red! A pesar de ello, los negocios de Internet suele ser los que más atraen a los inversores, y más ofertas de emprendedores en busca de financiación reciben. Hay todo un mercado de oferta y demanda en torno a Internet y negocios tecnológicos que no cesa. Quizás bajo ciertos mitos de que todo lo que escala (se puede replicar, o añadir clientes/usuarios sin casi coste) es rentable, y no siempre es así. Me lo dejo para otra reflexión.

. La tecnología Móvil está creciendo a ritmos realmente importantes, con apuestas históricas de las empresas del capital riesgo en Estados Unidos. Esto aumentará también la mortalidad empresarial, que en los últimos tres años ha sido muy volátil como se puede observar en el siguiente gráfico:

Respecto a la cantidad que las empresas, antes de su mortalidad, han sido capaces de “levantar” de los diversos inversores, el rango es amplio, pero como se puede observar, con una mayor concentración en los tramos inferiores de capital. El 55% de las empresas tecnológicas que han quebrado lo han hecho tras haber conseguido menos de 1 millón de dólares de inversores. Pero la mediana está situada en los 1,3 millones de dólares, aunque la media es mucho más elevada, más de 11 millones de euros.

Levantar más de un millón de euros, que es la mediana, parece poco dinero, pero en realidad es una cantidad muy relevante. Esas cantidades tendrían un peso muy importante en las carteras de los fondos de capital riesgo de España, sobre todo los que tienen foco en Internet y tecnología.

Lo que los datos demuestran es que “mueren” tanto empresas que han conseguido grandes apoyos de los inversores como los que han conseguido pocos. En proporción, el peso de las compañías que han atraído a muchos inversores pesa mucho en la media, hasta el punto que la multiplica x10 respecto a la mediana (la cantidad de dinero invertido en las compañías que distribuye al 50% el número de empresas quebradas).

. El crecimiento empresarial en el sector de la tecnología es realmente complejo. Muchos emprendedores inician sus proyectos porque creen que existen pocas barreras de entrada (nunca antes ha sido menos costoso crear una página Web, o desarrollar Apps que puedan entusiasmar a los clientes). Pero crear la diferencia con mejor tecnología, tratar de cambiar las reglas del juego (¿Quién compite con Amazon en E-Commerce? ¿y con Facebook, Instagram o Twitter en redes sociales?). Conseguir tecnología diferencial, que interese a una gran masa de usuarios, por todo el mundo, y lograr que paguen por ella, o simplemente monetizarla, es todo un reto. Aún hoy Snapchat va a salir a bolsa por un valor de 20.000 millones de dólares, pero tiene más pérdidas que ingresos.

La complejidad es tremenda, las posibilidades de diferenciación parecen insalvables y los modelos de negocio en esta tipología de compañías parece que están diseñadas bajo una estrategia financiera del todo o nada: soportar altas pérdidas y grandes consumos de capital hasta poder desarrollar una tecnología que llame la atención a una empresa que “nos pueda comprar”. Esa estrategia es muy arriesgada, y quizás es el momento de medir con mucho más rigor los riesgos asociados a cada decisión de inversión.

No obstante, me parece muy importante no poner tanto foco en ‘lo raro’, es decir, la cantidad de dinero que levantan las startups americanas, ni las compras que reciben estas empresas ni, por supuesto, las cantidades y sus valoraciones (porque muchas veces tienen truco). Mucho cuidado en creer que España es igual que Estados Unidos, Israel, Berlín o Hensinki. Como diría Marty Zwilling, “cuidado con no convertir la idea del millón de dólares en la empresa que pierde millones de dólares“.

Javier García

Written by

Socio de SensunFinanzas.com y de Sintetia.com; apasionado de la #Economía las #Finanzas y la #Estrategia. Me gusta escribir y a veces divagar :)

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade