La Burbuja Emprendedora: semana de lanzamiento

La Burbuja Emprendedora

Esta semana ha sido realmente importante para Enrique González y para mí. Se ha publicado nuestro libro: La Burbuja Emprendedora. Ha sido el colofón a meses de trabajo. Nos lo hemos pasado realmente bien diseñando los contenidos y trazando los argumentos. Hoy quería hacer una pequeña recopilación sobre el libro, entrevistas y algunos de los argumentos que hemos explicado en la promoción del mismo. Ha sido una primera semana intensa.

Arrancamos en Sintetia, como no, mi casa. Donde explicamos algunos de nuestros por qués:

… porque las expectativas irracionales nunca desembocan en decisiones racionales y suelen acabar en disgustos. Porque, como dice Martin Varsavsky en el prólogo, «aunque emprender es arriesgar, se necesitan algunas alarmas bien activadas y algunas muescas en el revolver fruto de la experiencia»;

este libro trata de activarte las alarmas con humildad, con ejemplos, con la serenidad de quien está en la trinchera, de quien toca muchos cadáveres empresariales, pero también de quien ha visto florecer muchos negocios.

…emprender requiere de capacidades, trabajo duro, experiencia, equipos, contactos, formación y mucha dosis de suerte. Y en la euforia los subestimamos. Porque creemos que lo único importante es el producto, y nos equivocamos. Porque creemos que la tecnología es un fin, y no las necesidades y los problemas de nuestros clientes. Porque creemos que el camino es una línea recta predecible, fácil y barata, cuando el camino está lleno de incertidumbres, difíciles de sortear y normalmente muy caras.

Nos duele ver cómo se crean negocios subprime, como las hipotecas, que cuando estallen, como lo están haciendo cada vez más, acabarán con las expectativas de los jóvenes, de las personas que invierten y de quien puede crear verdadero valor.

… Creemos tanto en las empresas — en las jóvenes, en las maduras, en las que crecen, en las que se reinventan, en las tecnológicas, en las no tecnológicas — que consideramos necesario profundizar en este mundo apasionante, pero también duro, complejo, difícil, a veces enfermo, otras eufórico, pero siempre apasionante.

Después, el gran Miguel Uriondo me hizo una entrevista para El Español, donde sacó algunos puntos realmente interesantes, de los que quiero destacar los siguientes:

Entrevista en El Español

… No tenemos en España un sistema financiero privado que, sin cotizar en bolsa, genere muchos unicornios. Pero sí tenemos una buena maquinaria imparable de crear expectativas.

Que levante la mano quien no conozca a un amigo, o no ha asistido a un evento, con una idea y un Powerpoint a millón de euros.

En ese sentido, tenemos muchos burros que nunca serán unicornios pero que tratan de conseguir dinero de inversores o de instituciones públicas.

… lo prioritario no es tu situación laboral para crear un negocio, sino si lo que tienes entre manos, si tu idea, si tu producto, si tu solución, puede atraer a clientes, en un número mínimo, y si eres capaz de ejecutar esa idea con los recursos que tienes. Una empresa es más que la suma de sus partes, una empresa va de contratos, de clientes, de equipos, de canales de venta, de comunicación, de formación… No es algo a lo que te puedas aferrar, sin profundizar con bisturí, sólo porque te has quedado en paro.

… La racionalidad perfecta, la información perfecta, las decisiones perfectas, no existen, y nos tememos que no se les espera. Los seres humanos tendemos, en general, a dejarnos influir. En momentos de euforia, pecamos de exceso de confianza y, en los de pánico, nos contagiamos con mucha facilidad (incluso mucho más que en los momentos de euforia).

Las expectativas se propagan como los virus y pueden hinchar burbujas o pincharlas en cuestión de poco tiempo.

… Para emprender no todo vale. Nuestro propósito es hacer pensar sobre todas estas cosas para tratar de minimizar riesgos y frustraciones. El discurso de emprender es fácil y resuelve todos los problemas es francamente peligroso

el negocio de invertir es distinto al negocio de crear empresas rentables. Un inversor busca entrar a un precio y salir a otro, mayor.

Un emprendedor que quiera vivir sin inversores tiene que buscar la rentabilidad, la caja, el oxígeno para rentabilizar su negocio cuanto antes.

…Son dos mundos casi paralelos — invertir y crear negocios — y a veces se tocan, pero no siempre. Tratamos de explicarlo en detalle en el libro. A un inversor, si no ve salida rápido, no le interesa. Si no palpa la forma de crear precio rápido — que no valor — no le interesa.

… Crear empresas con valoraciones astronómicas, sin ventas y con pérdidas astronómicas, no es un objetivo sano para emprender. Lo que pasa que decir esto no mola tanto… ¿verdad?

Un mentor peligroso es quien usa su imagen para tener porcentajes de propiedad en muchas empresas, sin aportar nada a cambio, y si alguna es un éxito, aprovecharse

También nos ha entrevistado Cristina Tuero en El Comercio, del Grupo Vocento, donde rescato algunas ideas que hablé con Cristina:

Entrevista en El Comercio

… Lo dice bien Martín Varsavksy — uno de los empresarios tecnológicos más respetados en España, con fama mundial — en el prólogo «La Burbuja Emprendedora es un buen recopilatorio de todas esas cosas que necesitas y no sabes, que intuyes pero que no te acaban de decir con claridad. No necesita tecnicismos para hacerte pensar porque usa lógicas tan profundas que te conduce en un hilo de sentido común por los distintos caminos de este apasionante viaje que supone emprender.

La burbuja emprendedora no te dejará indiferente, da igual que hayas creado una empresa o quieras hacerlo, da igual que inviertas en startups o pretendas hacerlo, da igual que sepas de finanzas, de derecho o de física.

Y no lo hará, dejarte indiferente, porque crear empresas desde cero y hacerlas crecer hasta el estrellato, y de eso tengo algo que opinar — he creado cinco unicornios, y no burros con un cucurucho en la cabeza — , es algo complejo, requiere tener mucha predisposición a buscar los matices, valorar la complejidad, analizar el riesgo y saber nadar en la incertidumbre…»

… Usamos el término burbuja porque en momentos de euforia parece que lo duro, lo difícil, lo que requiere esfuerzo y sacrificio se subestima. Y cuando te enfrentas a la realidad, tus expectativas — y tu patrimonio — se resienten.

La salud de una economía se mide según el oxígeno y la calidad de sus empresas. Necesitamos más empresas y mejores. Empresas que crezcan, que busquen soluciones a problemas reales, creen riqueza, empleo y piensen en global.

Tener en vena cultura emprendedora hace fuerte a un país, y más resistente ante los problemas económicos.

Lo que no está bien es sustituir los recursos y el talento con mensajes poco realistas a los jóvenes. No les podemos decir: lo importante es la idea, el dinero llegará a tus bolsillos con gran facilidad, no importa tu formación, tu experiencia y tu capacidad para crear equipos, vete al notario ya, hazte autónomo y todo lo demás vendrá solo. Una empresa es un puzzle complejo. No se puede emprender sin conocer las piezas de ese puzzle, los fundamentos, y luego puede que lo logremos o no, pero desde luego no nos tiremos a la piscina sin agua.

una startup -en su definición más estricta- es, en realidad, un experimento. Una idea de negocio por testear. Algo que no sabes si va a funcionar o no. Es puro futuro, incertidumbre. Un lugar donde el dinero hay que usarlo a cuenta gotas, con mucha inteligencia, donde toca sufrir, trabajar y asumir que es difícil ver resultados de forma inmediata. Pero…

hay quien se ha creído, en cambio, que una startup y un buen discurso (con muchos anglicismos) es una vía para vivir de los inversores, de los familiares o de fondos público

La cultura emprendedora la crean las personas que no sólo fundan empresas, sino las que pueden trabajar en cualquier entorno. Les define su proactividad, su capacidad de aprender, trabajar en equipo y, sobre todo, mantenerse eternamente frescos, no se acomodan en lo fácil y siempre quieren más.

… Tenemos que lograr que nuestros hijos quieran cambiar el mundo, no se den por vencidos, tengan modelos sociales en los que reflejarse que vayan más del famoseo, el postureo o vivir del cuento. A cambio, tenemos que darles un sistema que prime el mérito y la capacidad, no la mediocridad.

Que un español logre jugar en la NBA no quiere decir que podamos tener la NBA en España. Hay que ser sensatos, los grandes talentos empresariales no son capaces de desarrollarse sin un entramado y un ecosistema muy sólido que les ayude, de empresas, de talento a quien contratar, de inversores, de universidades, de conexión con grandes mercados.

Yo no tengo claro que nuestro objetivo sea tener al próximo Elon Musk aquí, porque es algo francamente difícil. Pero sí creo que podemos trabajar de forma incansable para crear nuestros propios ecosistemas, con empresas grandes, medias y pequeñas, equipos de la universidad, centros tecnológicos y todos muy orientados a soluciones y mercados lo más global posibles.

También he tenido una charla con periodistas de la Televisión del Principado de Asturias sobre el libro.

Reportaje/Entrevista en la RTPA

En próximos post iré desgranando alguna idea más, hablaré del índice, de algunas personas importantes que han colaborado con este libro. Primera semana, intensa, y seguiremos dando caña, el objetivo de aportar nuestro granito de arena a la reflexión serena del mundo del emprendimiento creemos que lo merece :)

Like what you read? Give Javier García a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.